Negociaciones con Arauco llegan a fin para trabajadores forestales movilizados en Horcones

Tras una reunión sostenida el día de ayer, las empresas San Pablo, Arauco S.A., el Intendente de la provincia de Arauco y los dirigentes  de los trabajadores forestales que paralizaron la planta de celulosa en Horcones durante el martes y miércoles de esta semana, finalmente llegaron a acuerdo. Los resultados representan un avance frente a la situación de desprotección en la que habían quedado los trabajadores de San Pablo, quienes fueron despedidos bajo el articulo 161 del código del trabajo. Además se logró instalar mesas de trabajo con Arauco para tratar diversos temas laborales del sector. Los trabajadores permanecerán alerta frente a la reforma laboral del gobierno, la cual también motivó su manifestación.

Como una victoria amarga puede ser catalogado el resultado de la movilización de los trabajadores transportistas de la FETRAFORMA, que durante el martes y miércoles recién pasados paralizaron la planta de celulosa Arauco en Horcones. Si bien se lograron avances que no podrían haberse conquistado sin la movilización, el problema de los cerca de 800 trabajadores que quedan cesantes tras la quiebra de la empresa San Pablo desde Chillán a Valdivia es preocupante.

Con respecto a la situación de los ex-trabajadores de la empresa San Pablo, quienes fueron desvinculados mediante el articulo 161 del código del trabajo (necesidades de la empresa) Arauco acordó pagar 730 millones de pesos, lo que asciende a cerca del 95% de lo adeudado en términos de años de servicio, para los 197 trabajadores despedidos de la provincia. "Quedamos conformes pero no contentos" declaró Salvador Castillo, dirigente de la base provincial de la empresa San Pablo, frente al pago que realizará Arauco, ya que ellos esperaban lograr el 100%. Sin embargo, en otras bases como Chillán, lo cancelado no llegó ni al 50%, nos comenta Castillo.

Para el sector forestal de Arauco en general, se estableció una mesa con la empresa donde se discutirán las tarifas para empresas contratistas, nivelación de aguinaldos para todo el sector, pago de años de servicio para trabajadores que lleven más de 9 años y formalización para transportistas de productos terminados, estos últimos considerados trabajadores informales, a los que se le paga por el servicio de flete hasta los puertos. Estos temas serán discutidos en 3 grupos de trabajo uno para transportistas, otro para el sector de cosecha y otro para transportistas de productos terminados.

Finalmente, los trabajadores permanecerán alertas, frente al desarrollo de la reforma laboral, tema que también motivó su movilización con el fin de exigir su participación en la misma.




Trabajadores municipales de recolección aseo y jardines se organizan a nivel nacional

Extraído de www.labatalladelostrabajadores.cl

En la mañana del miércoles 25 de marzo, quince dirigentes sindicales de los trabajadores municipales de las áreas de aseo, recolección y jardines, algunos de los principales servicios que se prestan en las 345 comunas de nuestro país, se reunieron en Santiago con la SUBDERE para conversar acerca de la realidad laboral de decenas de miles de trabajadores a lo largo de todo Chile.

El encuentro, que forma parte de una ronda que también incluirá conversaciones con el Ministerio y la Dirección del Trabajo, busca por un lado establecer una Mesa para una negociación colectiva por rama que implique al Estado y, por el otro, hacer cumplir el acuerdo relativo a los recolectores de residuos firmado en julio de 2013 con el Ministerio de Trabajo (en las imágenes, movilizaciones de ese entonces) y que, según denuncian los dirigentes, nunca se cumplió de manera efectiva por falta de fiscalización.

Los trabajadores de la recolección, el aseo y el ornato son conscientes de que desempeñan una labor de gran utilidad social y muy necesaria para el buen funcionamiento de las comunas de todo Chile, y están dispuestos a insistir en sus demandas hasta que reciban de parte de las instituciones el reconocimiento que merecen.

“La Batalla de los Trabajadores” tuvo la oportunidad de conversar con algunos de sus principales dirigentes nacionales, y esto fue lo que nos contaron.

Negociación por rama y tarifado nacional para avanzar todos

José Días, dirigente de SERVITRANS, de Punta Arenas, enfatizó en la importancia de la organización por rama a nivel de país, con el objetivo de conseguir un convenio nacional que establezca condiciones mínimas aplicables a todas las comunas (y señala como ejemplo el Acuerdo Marco de los subcontratistas del cobre) y un tarifado que acabe con las enormes diferencias salariales existentes a nivel país e incluso de una misma región, dándose el caso de que los choferes de los camiones de recolección de residuos ganan más de 700.000 pesos líquidos en Las Condes y tan sólo 380.000 en Lo Espejo, por poner dos ejemplos extremos. El objetivo no es reducir los sueldos más altos, sino nivelar hacia arriba. Señala que las diferencias también existen entre los auxiliares y entre quienes trabajan directamente para la municipalidad y quienes están subcontratados.

La subcontratación y la financiación municipal

Esa última condición, la de la subcontratación, también es identificada por los trabajadores del sector como un problema a la hora de exigir sus derechos, por ello apuntan a dar pasos firmes hacia la integración de todos los trabajadores a la planilla del municipio, haciéndose cargo el Estado de la financiación para acabar con las enormes desigualdades municipales que hacen que haya comunas “de primera”, “de segunda” y “de tercera” en lo que respecta a recaudación fiscal y, por tanto, recursos para pagar sus servicios municipales. El problema, como señalan los dirigentes del gremio, no sólo afecta a los trabajadores sino a todo el pueblo, ya que son muy diferentes los servicios que llegan a un vecino de Vitacura que a uno de La Pintana, lo cual es injusto.

Salud y seguridad laboral: otra tarea pendiente

Otro de los problemas que afecta a los trabajadores del rubro es el de la seguridad e higiene, que según comentan es muy deficiente. Pablo Asenjo, dirigente de la Federación Nacional de Recolectores de Chile y Afines (FENARCHI), señala como responsables principales de ello a las mutuales, que califican buena parte de las enfermedades ligadas al sector como “pre-existentes” y se desentienden de los trabajadores, también a la legislación que ampara este tipo de abusos. Además denuncia que la ropa y los implementos para llevar a cabo su trabajo, como guantes y mascarillas, no siempre son los indicados y que eso provoca un alto índice de enfermedades respiratorias e infecciosas no sólo a los recolectores, sino también a sus familias.
La falta de fiscalización por parte de los organismos competentes es una constante negativa también, pues a menudo ni siquiera los estándares establecidos se cumplen. ¿Dónde está la Inspección de Trabajo cuando se la necesita?, se preguntan.

Pensando en grande

Para cambiar a fondo esta situación es que se están organizando de norte a sur los trabajadores del sector. De momento ya son miles de sindicalizados, que cuentan con la FENARCHI en la zona central y FENASITRASUR en el sur del país y están afianzando otra federación regional en el norte del país, con la idea de que una vez culmine el proceso puedan confederarse en una instancia verdaderamente representativa del gremio. Jorge Castañeda, dirigente del Sindicato de Aseo y Ornato de Valdivia y parte de FENASITRASUR, afirma que ven con muy buenos ojos el ejemplo de la Unión Portuaria de Chile y esperan que, como esta orgánica sectorial, puedan llevar a cabo un salto adelante en su situación y contribuir también al avance del conjunto de los trabajadores.

Y es que tienen muy claro que hay problemas que no son sólo de ellos, sino de todo el pueblo, y que sólo mediante la unidad se pondrán conseguir, por ejemplo el tema de las pensiones o cómo quedará el derecho a huelga o la negociación después de la reforma laboral que se está debatiendo en el parlamento. Por eso es que han tomado posición ante este último tema en una declaración que manifiesta su exigencia de participación sindical en la redacción de la reforma, derecho a huelga efectiva, rechazo de la “flexibilidad” a la carta y reconocimiento legal a la negociación colectiva por rama, entre otros aspectos.

Organizaciones Sindicales de Aseo y Ornato de Chile se pronuncian por reforma laboral

Declaración Pública
Organizaciones Sindicales de Aseo y Ornato de Chile

Frente a la actual coyuntura nacional, en donde reaparece la necesidad sentida por miles de trabajadores y trabajadoras en Chile, de reformar la institucionalidad laboral vigente, las organizaciones sindicales del rubro de Aseo y Ornato de Chile que adscriben declaramos:

1) Compartimos la necesidad de legislar en torno a una modificación profunda de la institucionalidad laboral en Chile, en aras de acabar finalmente con el plan laboral de la dictadura. En concordancia con esto consideramos que el proyecto de reforma laboral emanado desde el ejecutivo alberga algunos elementos positivos, como la titularidad sindical, sin embargo, a nuestro entender dicho proyecto está lejos de refundar el Plan Laboral manteniendo y en otros casos profundizando su injusticia.

2) En la reforma actual, se mantiene la negociación colectiva a nivel empresa, marginando de la negociación colectiva a más del 50% de trabajadores del país. Esto debido a que se desempeñan  en empresas que no reúnen el quórum para constituir sindicatos, siendo la negociación por rama su única oportunidad de ejercer el derecho a negociación colectiva. Por esta razón consideramos fundamental avanzar hacia la negociación supraempresa.

3) La inclusión de la flexibilidad pactada en el proyecto de reforma, una reconocida aspiración del empresariado y la derecha en Chile, es a todas luces nefasta. Con esta figura se permitirá que en algunos casos, a través de la negociación colectiva y en otros con la sola voluntad unilateral del empleador, se negocien derechos laborales irrenunciables, entre ellos, se pacten sistemas de distribución de jornadas de trabajo no permitidos actualmente por el Código del Trabajo, lo que aumentará la precarización laboral, que como sector conocemos muy bien.

4) El concepto amplio y vago de servicios mínimos instalado en el proyecto de reforma, prohíbe el reemplazo externo en los puestos de trabajo, lo que consideramos positivo. Sin embargo, esta figura obliga a los trabajadores y trabajadoras a reemplazarse a sí mismos/as, obligando al sindicato a proporcionar equipos de emergencia que garanticen la continuidad de las labores de la empresa. Esto debería acotarse a aquellos casos en donde se pone en peligro la seguridad pública, pero en ningún caso como medida para limitar la huelga. Además se faculta a los tribunales a poner término a la huelga, ordenando la reanudación de faenas, figura que en el código del trabajo actual solo puede ser invocada por el Presidente de la República más la aprobación de tres ministros. De aprobarse el proyecto tal y como está, esto podría ser invocado por un tribunal ordinario, en muchos casos de competencia común, para que se resuelva terminar con la huelga sin audiencia previa ni forma de juicio, ampliando por ende las herramientas para neutralizar la movilización sindical.

5) Consideramos necesario no avanzar en la burocratización y judicialización de la negociación colectiva. En el proyecto de reforma se complejiza aún más la negociación colectiva, se crean nuevas etapas y se promueve una excesiva intervención de la Dirección del Trabajo, llenando de obstáculos la acción sindical.

6) Es a todas luces nefasto para una democracia moderna el criminalizar la acción sindical en el marco de que esta representa una herramienta legítima para la defensa de los derechos laborales de los trabajadores y trabajadoras de Chile. El actual proyecto considera la huelga como una etapa indeseable de la negociación colectiva y no la reconoce como lo que es, un derecho fundamental de los/as trabajadores/as. Las restricciones a la labor sindical tales como, sanciones de desafuero a los/as dirigentes/as cuando su labor se considere abusiva o suponga “fuerza física o moral” se presentan como herramientas para perseguir a aquellos y aquellas que trabajamos para defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras. 

7) Como trabajadores/as pertenecientes a labores y servicios catalogados como de primera necesidad, como es en el caso de aseo, extracción y disposición final de residuos sólidos domiciliarios (recolección de basura), inmersos en su totalidad en el sistema de subcontratación; creemos que esta reforma no toca ni modifica esta cultura importada desde el exterior, cultura que tiene sometido en su totalidad a nuestra clase trabajadora y ciudadanía en general. 

8) Finalmente instamos al gobierno a abrir espacios de real participación para los trabajadores y trabajadoras de Chile, con el fin de generar una reforma laboral que efectivamente avance hacia equilibrar la balanza en el mundo del trabajo y superar la situación de precarización y desprotección que los trabajadores y trabajadoras de Chile sufrimos todos los días.

Federación Nacional de Recolectores de Chile (FENARCHI)
Sindicato de Aseo y Ornato de la Municipalidad de Valdivia
Sindicato de Aseo y Ornato de la Municipalidad Mafil
Sindicato de Aseo y Ornato de la Municipalidad Paillaco
Sindicato Demarco Los Ángeles
Sindicato CTS Talca
Sindicato Nº1 Mercurio Talca
Sindicato Servitrans de Punta Arenas.


Crónica de una lucha a oidos sordos: Finalizan movilizaciones en el estadio Ester Roa Rebolledo

Finalmente concluyen las tomas y paros que afectaron las obra de remodelación del estadio municipal de Concepción. Una movilización que en su desarrollo mostró el real rostro de las instituciones del Estado que se involucraron en el conflicto y del empresariado chileno en general.

Los frutos de ésta se redujeron a una ganancia moral por parte de los trabajadores y SINTEC-Biobío: la asignación proporcional de un ítem por alimentación y movilización de 30 mil pesos cada una, el pago de 100 mil pesos (a quienes llevaban trabajando menos de 30 días en la faena) y 150 mil pesos (a quienes llevan más de 30 días) sobre los finiquitos, inclusive a quienes fueron desvinculados desde el 12 de marzo en adelante, cuya extensión es a todos los trabajadores de Claro Vicuña Valenzuela S.A. y el reconocimiento del sindicato como interlocutor válido entre los trabajadores movilizados, la empresa y la Dirección del Trabajo.

La patronal actúa como su historia le dicta

Cuando al 13 de marzo aún no se recibía respuesta sobre el proyecto de negociación colectiva enviado el lunes 9, los trabajadores, tanto sindicalizados como no, deciden ese viernes en asamblea detener las obras del estadio para presionar el comienzo de las conversaciones. El apoyo ese día era casi total, tanto quienes se apostaron en la entrada de calle Collao como quienes rondaban cerca de sus puestos no pretendían trabajar hasta tener alguna clase de respuesta.

En el lugar habían mil cien trabajadores de los cuales 600 eran directamente contratados por la empresa y el resto traídos por contratistas. Todos con algún problema: polifuncionalidad, no pago de bonos de producción, el desconocimiento de horas extra (hasta 7 por día), el descuento de imposiciones sobre su sueldo líquido, pésimas condiciones de higiene y seguridad, lo más típico de la explotación laboral de la región chilena.

Mientras los medios de comunicación se servían de las declaraciones de los obreros y remecían la opinión pública con las injusticias vividas y la cercanía de la Copa América, los dueños de la constructora sostenían reuniones en distintos tiempos con los representantes de los trabajadores, con la directiva de CVV, la concejala Alejandra Smith, inspectores de la Dirección del Trabajo, etc., baipaseando a los periodistas. De esta manera nunca se tuvo claridad de la posición de la empresa.

Al momento de aceptar el sentarse a negociar en la DT, Alex Leighton, parte de la junta directiva de CVV, no accedió a ningún punto: la dignidad laboral era lo de menos, lo importante era terminar el estadio, no tendría por qué reconocer a SINTEC como interlocutor.

Pese a esto a los tres días se llega a un acuerdo en base a lo que desde la intendencia y la DT pudieron presionar a los privados, nada que ver con lo exigido pero era una ganada para los trabajadores.

Así a la semana esto no fue llevado a cabo. Alrededor de 90 personas fueron despedidas sin sus beneficios, sin el pago de su finiquito, frustrando a los obreros que nuevamente se disponen a movilizarse, esta vez por todo. Por lo que el lunes 23 nuevamente se toman la construcción. La respuesta de Leighton fue rápida, llama a la fuerza pública y es detenido uno de los delegados sindicales; y, como fue tópico general, mantuvo amenazados a quienes participaran de la lucha.

Durante el fin de semana recién pasado rechaza una nueva propuesta del sindicato sobre el mismo acuerdo firmado, y en medio de la manifestación ofrece cumplir ese acuerdo sin firmar ninguna clase de papel que le ate a obedecerlo, ni a reconocer al sindicato. El cual finalmente es aceptado tras mantener militarizada la obra con la custodia de fuerzas especiales de carabineros, el martes 24 de marzo.

El compromiso del Estado es con el espectáculo

El aparataje estatal siempre muestra sus multiples caras y ambivalencias en momentos de crisis, así sus operadores juegan distintos roles: el bueno y el malo, quien recopila la información, quien ofrece, quien aprieta, la voz de la cordura, la voz ciudadanista, la institucionalidad inquebrantable.

Desde todas las bancadas se acercaron a los trabajadores: personal de la DT, concejales del PC y de la DC, equipos técnicos de la UDI, carabineros y asesores de la intendencia, todos con distintos discursos, pero son un gran fin: que la movilización se acabara lo más pronto posible para asegurar la realización del evento.

Así, durante el desarrollo del conflicto las entidades estatales a las cuales correspondía interceder se limitaron a mantenerse al margen en un comienzo, para luego atacar el actuar de los trabajadores.

La municipalidad de Concepción, como mandante dentro de la relación contractual con CVV, a través de las declaraciones su alcalde, Álvaro Ortiz (DC), se empecinó en decir que “el conflicto era ficticio” y que llamaba a la “cordura” de los trabajadores a volver a sus puestos de trabajo por un “bien mayor”.

La Intendencia, por parte de las declaraciones del intendente Rodrigo Díaz insistía en que esto era culpa del sindicato pues intentaba hacer del conflicto de uno político, enfrentando los intereses de la ciudadanía y la economía local de que se realizara tan magno evento deportivo. Mientras enviaba cada cierto tiempo a sus asesores, militantes del Partido Comunista, a bajar los humos de las manifestaciones y mantener un mapeo constante de lo que sucedía en la obra.

El intendente tenía toda la razón, era claro que el conflicto era político, pero no para instalar una federación, como el anunciaba a viva voz en cámara, sino porque así como el Estado y el empresariado mostraba su fuerza a través del monopolio de la política y el capital, los trabajadores necesitaban demostrar la suya doblándoles la mano tan solo por dignidad, porque lo único que tienen es la venta de su trabajo. Y mientras la DT se veía debilitada ante la empresa, convirtiéndose en la voz de la misma (porque simplemente CVV dejó de asistir a las negociaciones), los obreros veían como eran despedidos y sus fuerzas desgastadas con la amenaza constante de los patrones y la presencia policial, por lo cual era imperioso ver frutos de su acción colectiva.

El entramado del poder y el fútbol

Las cifras de pérdida, el incumplimiento de los plazos de entrega, la tozudez de los trabajadores: los argumentos de la empresa. Los intereses de los ciudadanos, lo “ilusorio” del conflicto: los argumentos del Estado. Si repasamos los hechos las prioridades de estos actores se agrupaban en dos aspectos: el poder y el fútbol.

Por un lado, la patronal por un lado nunca quiso ceder ni el más mínimo punto de la negociación, solo los personeros estatales, siendo como vasos comunicantes, lograron que dieran una oferta para destrabar el conflicto. La cuestión era la siguiente: los patrones no podían ceder frente a sus mandados, no podían aceptar su organización, ni sus necesidades; es demostrar el poder de su clase sobre los demás.

Por el otro, el Estado fija su interés en uno de los pilares fundamentales mundiales del espectáculo: el futbol. La realización de la Copa América significa la atención de las personas de nuestro continente, sus penas y alegrías, siendo momento propicio para que se discutan y aprueben leyes, se judicialicen personas luchadoras y pasen desapercibidas acciones contra la población en general.

Tal como el Vaticano, la FIFA sostiene la ilusión del progreso, llevando sus shows a todas partes del mundo e invirtiendo sus capitales para seguir acumulando dinero.

La última negociación se llevó a cabo como siempre en la Dirección del Trabajo, lo redactado por el sindicato fue después del primer paro fue lo que quedó, y al salir los delegados y representantes de SINTEC para explicar lo firmado a eso de las siete de la tarde del martes 24 de marzo, fueron recibidos con los aplausos de los trabajadores despedidos que esperaban con urgencia una solución para vivir mientras buscan otro empleo.

Extraido de http://www.sindicatosintec.cl/

http://www.sindicatosintec.cl/fotos-cronica-de-una-lucha-a-oidos-sordos-finalizan-movilizaciones-en-el-estadio-ester-roa-rebolledo/

Segundo día de huelga Nacional de trabajadores/as de Dijon: En Valdivia también se lucha por dignidad.


Trabajadores de Dijon comenzaron huelga legal este martes 24 de marzo, para demandar mejoras en sus condiciones laborales a nivel nacional, tras no llegar a acuerdo con la empresa DIN S.A. Empresa perteneciente a Julio Ponce Lerou, cuestionado controlador de  la Sociedad Química y Minera de Chile (SOQUIMICH) 

En particular, la movilización reacciona contra condiciones abusivas de la empresa, como la polifuncionalidad de todos los trabajadores/as, quienes deben ejercer labores diversas como aseo de la tienda, de bodegueros, carecen de guardias, deben hacer labores administrativas, de vendedores, mantenimiento, visual, ordenadores, Junior, etc. Todo esto por un sueldo mínimo.

La empresa se ha mostrado reacia a buscar soluciones en beneficio de los trabajadores/as movilizados/as, basta ver que por concepto de colación la empresa paga $600 mensuales, ofreciendo en la negociación, subirlo a $888.

Además, si bien se cuenta con un amplio respaldo de los trabajadores/as al proceso de huelga, en Valdivia la mayoría de estos se encuentran cumpliendo sus funciones laborales normales,  tras ser presionados por la empresa de forma ilegal, filtrando una nómina que deja a gran parte de los trabajadores/as sindicalizados/as fuera del sindicato y remplazando a quienes permanecen movilizados/a, restando fuerzas a la huelga y negándoles su derecho a denunciar los abusos de la empresa. Por su parte, la Inspección del Trabajo aún no se presenta a las dependencias de Valdivia para fiscalizar estas prácticas antisindicales de la empresa

Finalmente Mónica Matamala Aguilar, vocera de los trabajadores/as movilizados, agradece el apoyo de otros sindicatos de la localidad que se han presentado en apoyo a sus demandas, y a la acogida de la comunidad valdiviana en general, recalcando que llegarán hasta el final y que pase lo que pase lograrán su objetivo.


Arriba los y las que luchan!




Trabajadores forestales paralizan planta de Arauco en Horcones por reforma laboral

Trabajadores de la FETRAFORMA paralizaron la Planta Horcones de  Celulosa Arauco desde esta madrugada. La movilización fue motivada, principalmente, por el no pago de finiquitos a trabajadores de la empresa de servicios San Pablo, así como la inclusión de las organizaciones sindicales en la reforma laboral. Personal de fuerzas especiales detuvo al presidente de la federación y se hizo cargo del resguardo de la planta. Mientras que dirigentes de la Unión Portuaria de Chile llegaron al lugar para solidarizar con los manifestantes. Hasta estas horas de la noche se extiende una reunión entre Arauco, San Pablo y los dirigentes forestales, con la participación del gobernador Humberto Toro, la cual busca llegar a un acuerdo en el conflicto. Se esperan nuevas movilizaciones con respecto a la reforma

Esta mañana, trabajadores forestales de la provincia de Arauco, agrupados en la Federación de Transportistas Forestales y de la Madera (FETRAFORMA), ocuparon el acceso a la planta de Celulosa Arauco en Horcones. La movilización fue motivada, principalmente, por la intervención de la quiebra de la empresa subcontratista de Celulosa Arauco, Transporte San Pablo, que terminó con 1200 trabajadores despedidos y finiquitos impagos.

Además, los trabajadores demandan la inclusión de las organizaciones sindicales de forma activa en la definición del articulado de la Reforma Laboral. Esta movilización se suma a la realizada ayer por trabajadores de la construcción en el estadio Ester Roa de Concepción, que si bien era guiada por temas propios, también incluía la necesidad de participación en la citada reforma.

Durante las movilizaciones el presidente de la FETRAFOR, Pascual Sagredo, fue detenido por fuerzas especiales, quienes ingresaron al interior de la planta y se hicieron cargo de su resguardo.

Dirigentes de la Unión portuaria del Bio Bio, al igual que en la jornada anterior con los trabajadores de la construcción, se apersonaron en el lugar para acompañar a los manifestantes forestales y discutir los pormenores del proyecto de reforma laboral con los trabajadores de base.

Durante la tarde, y tras ser puesto en libertad Pascual Sagredo, se inició  una reunión entre el gobernador Humberto Toro, los representantes de las empresas San Pablo y Arauco, y los dirigentes de la FETRAFORMA con el fin de encontrar una solución al conflicto. Hasta estas horas, dicha reunión no ha finalizado.

Se espera que en los próximos días otras organizaciones sindicales del país podrían movilizarse por diversas problemáticas, pero manteniendo la inclusión de los trabajadores/as en la reforma laboral como demanda común.