Publicado el 25 de julio de 2015

Declaración Pública por el asesinato de Nelson Quichillao López


El día 24 de Julio en la división El Salvador de Codelco, el trabajador Nelson Quichillao López fue asesinado por Carabineros de Chile en el marco de las paralizaciones que desde hace algunos días lleva adelante la Confederación de Trabajadores del Cobre. Ante tan lamentable suceso como Izquierda Libertaria declaramos:

1.  Ofrecemos nuestras profundas y fraternas condolencias a la familia de Nelson Quichillao, a sus compañeros y a la Confederación de Trabajadores del Cobre. La trágica muerte de un trabajador a manos de los organismos del Estado es una herida negra en el corazón del pueblo, la que sólo podrá ser reparada en la medida que se castigue a los responsables políticos y policiales por estos sucesos.

2.  Repudiamos la acción cobarde y criminal de Carabineros de Chile, que de forma sistemática y regular ha recurrido a la fuerza letal para reprimir la protesta social en democracia. Resulta necesario entender que la trágica muerte de Nelson Quichillao no es un hecho aislado producto de un confuso incidente con carabineros, sino más bien la consecuencia de una política deliberada de represión hacia los movimientos sociales toda vez que sus movilizaciones ponen en riesgo los intereses de los propietarios del país. Expresión de esto es la exacerbada militarización de carabineros de Chile y la escalada de criminalización a las luchas sociales en los territorios en donde se presenta un conflicto. Agregando así el nombre de Nelson Quichillao a la lista de asesinados en democracia como Rodrigo Cisternas, Matías Catrileo, Alex Lemún, Jaime Mendoza y Daniel Menco, entre otros luchadores sociales que han pagado con su vida la lucha por la dignidad y la justicia.

3.  Exigimos que los responsables sean puestos a disposición de la justicia, tanto los autores materiales de este asesinato como los responsables políticos del mismo. Ante estos casos es de conocimiento público que Carabineros de Chile se comporta como una organización criminal, ocultando evidencias, creando otras, obstruyendo la justicia y entregando versiones falsas sobre los hechos acontecidos, por lo que estaremos atentos y preparando movilizaciones ya que no permitiremos que sigan asesinando a nuestros hermanos, compañeros y compañeras. Sin perjuicio de lo anterior el Ministro del Interior, Jorge Burgos, deberá responder ante el país por qué en Chile, una vez más, al pueblo indefenso respondieron con fusil.

4.  Debe recalcarse que la trágica muerte de Nelson sucede en el contexto de la reforma laboral, donde gobierno debe asumir la responsabilidad política de mantener una institucionalidad de relaciones laborales en cual los trabajadores deben movilizarse, incluso exponiendo sus vidas, para lograr algo tan básico como poder sentarse a negociar con sus empresas mandantes. Hoy no estaríamos lamentando la muerte de Nelson, así como ayer no hubiéramos llorado por el asesinato de Rodrigo Cisternas, si en Chile existiera la negociación por rama.

5.  Del mismo modo, la directiva de CODELCO debe asumir su responsabilidad en el conflicto que ya se extiende por cinco días, por lo que consideramos imperioso que establezcan a la brevedad una mesa de diálogo con los contratistas del cobre, que permita dar solución a lo demandado por la CTC y reedite el Acuerdo Marco, el que busca mejoras sustanciales en las condiciones laborales de las y los trabajadores del cobre. Por ello es vital la solidaridad de las distintas organizaciones sindicales, sociales y populares de nuestro pueblo. Los contratistas del cobre no están solos; aquí hay un pueblo digno que ya se cansó de la indiferencia y la violencia de los poderosos y que no descansará hasta conseguir un Chile más justo para todas y todos.


¡COMPAÑERO NELSON QUICHILLAO PRESENTE!
¡ARRIBA LOS QUE LUCHAN  Y NO SE RINDEN!