Publicado el 24 de julio de 2015

Trabajador minero muere baleado por carabineros en manifestaciones por acuerdo marco

En el contexto de las manifestaciones de los/as trabajadores/as de CODELCO por el acuerdo marco, esta madrugada en El Salvador, carabineros dio muerte a Nelson Quichillao López. 

Los sucesos se desarrollaron desde las 22:00 del día de ayer cuando carabineros ingresó a Diego de Almagro y El Salvador, específicamente al sector de la garita de la mina, para dispersar a los trabajadores. Pasadas las 02:00 una bala percutada por personal policial alcanzó la ingle de Quchillao Lopez, quien fue derivado a un servicio asistencial, donde falleció.

La Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC), ha denunciado desde el primer día de las movilizaciones, las cuales alcanzan hoy su cuarto jornada, la excesiva fuerza con que carabineros ha reprimido a trabajadores/as desarmados/as. Así mismo, la CTC también condenó en su momento la reunión sostenida el martes 21 de julio de 2015, entre el presidente ejecutivo de la cuprífera, Nelson Pizarro, y el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, lo que significó una “abierta autorización y facilidad para reprimir a los trabajadores movilizados”

A través de un comunicado público la CTC, tras lamentar los hechos y extender sus condolencias a la familia de Quichillao Lopez, ha responsabilizado directamente al gobierno y al ministerio del interior por lo hechos, haciendo un llamado a "las autoridades de Gobierno a asumir responsabilidades penales y políticas del hecho".

Mientras tanto, en las localidades donde se suceden las movilizaciones se vive un tenso clima, con enfrentamientos y la espera de la decisión que tomen  los/as trabajadores sobre los pasos a seguir. Por temor a represalias, CODELCO ha desalojado a todo el personal de su edificio corporativo en Los Andes.

Recordemos que este nuevo asesinato de un trabajador movilizado ocurre en condiciones muy similares a lo ocurrido en 2007 con el trabajador forestal Rodrigo Cisterna en donde carabineros utilizó armas de fuego para dispersar a los manifestantes, acabando con la vida del trabajador. Al igual que con Cisterna este hecho ocurre también bajo un gobierno de Michelle Bachelet.