Publicado el 11 de mayo de 2016

Declaración pública de Izquierda Libertaria ante la movilización de la décima región

Archivo | revistabagual.cl


Frente a la actual crisis social y ambiental que se vive en la región de Los Lagos y en reconocimiento de la heroica movilización que están llevando a cabo las familias pescadoras y ciudadanas del territorio, como Izquierda Libertaria queremos saludar su lucha y señalar lo siguiente:

-El conflicto social en el sur de Chile representa el estallido de una peligrosa receta instaurada a lo largo del país: la instalación de proyectos industriales extractivos y contaminantes, que solo han ido en beneficio de empresarios y de los índices de crecimiento macroeconómico. En paralelo, nuestro pueblo es víctima de la fragmentación social, desastres ambientales, desempleo y pobreza. En la región de Los Lagos ha sido la industria salmonera la expresión de esta forma de generación de riqueza, que a costa de empleo precario, contaminación y de la usurpación de recursos naturales, han generado una situación insostenible para las familias que subsisten de los recursos que nos brinda el mar. 

- La respuesta del pueblo chilote y del resto de territorios en conflicto tales como Maullín, Calbuco, Puerto Montt, Osorno, entre otros, no ha sido otra que la de la organización, la acción directa y la autorepresentación para resolver sus problemáticas. Una movilización que surge a causa de la emergencia por la violenta marea roja, los 30 años de alteración ecológica que ha generado la industria salmonera y el vertimiento de miles de toneladas de salmones en descomposición en las costas de la región. Situación que empeora al ser el Estado quien actúa según los intereses y requerimientos del empresariado, y niega los intereses de nuestras comunidades. 

-Este conflicto que inician los pescadores artesanales se ha ido multiplicando y convirtiendo en una movilización masiva que ha convocado a organizaciones sociales y a la gente de todo el territorio en conflicto. La fortaleza del movimiento radica en su transversalidad y autonomía, y en la búsqueda de soluciones que aplaquen los efectos inmediatos de la crisis pero que planteen soluciones estructurales y de largo plazo. 

- El gobierno, por su parte, lejos de admitir que la crisis es responsabilidad de las políticas de Estado y de su defensa irrestricta al actual modelo de desarrollo económico, ha optado por quitarle responsabilidad de la contaminación a la industria salmonera, que ya en los últimos meses ha generado pérdidas de más de 5.000 empleos en la región. Se ha remitido a señalar que la marea roja se debe a un fenómeno natural, y ha intentado en diferentes ocasiones ofrecer bonos de compensación completamente insuficientes, tanto por el monto como por el alcance de dicho beneficio. 

-Lo anterior resulta indignante en relación a las millonarias cifras con las que el Estado subsidia a las grandes empresas, incluida la industria salmonera, como lo fue para la crisis a causa del virus ISA. En resumen: $20.000 millones de pesos chilenos entregados el 2008 mediante apoyo directo e indirecto proveniente de diversos programas y agencias estatales, destacando entre otros: $7.000 millones para seguir implementando el “clúster del salmón”; $5.000 millones para el programa Aquainnovo de mejoramiento genético de salmones; $300 millones para que la trasnacional noruega EWOS construya su laboratorio y sala de conferencias en la Comuna de Calbuco; y $6.500 millones de Corfo para proyectos de investigación e innovación de la industria salmonera.

Sin embargo la región, y particularmente el archipiélago de Chiloé, sufren la ausencia de infraestructura y servicios básicos como un hospital con especialistas, demostrando que la rentabilidad económica para las empresas no es sinónimo de bienestar y vida digna para nuestros territorios. Enhorabuena el pueblo en las calles ha señalado su rechazo a la precaria respuesta del gobierno y además han establecido una serie de peticiones que permiten proyectar el conflicto más allá de la emergencia, pensando en cómo salvar su territorio de esta crisis ambiental. 

- Hacemos un llamado a las hermanas y hermanos que habitan el territorio, y a sus organizaciones sociales y sindicales a cimentar un camino de UNIDAD y SOLIDARIDAD por el cual logren resistir los duros meses de estancamiento producto de la crisis socioambiental. Del mismo modo, es vital poner en el centro de la discusión al modelo de desarrollo que se requiere para la región, instalando el bienestar y buen vivir de la población y el cuidado del medioambiente. Así avanzaremos en cambiar la forma de pensar y entender el desarrollo, para poder dejar atrás los pensamientos egoístas escusados en discursos técnicos que justifican la extracción, depredación y sacrificio de nuestro territorio y su gente. En el caso del mar, esto se expresa fuertemente en las condiciones de sobre-explotación y pérdida de la soberanía que genera la actual e ilegítima ley de pesca  

- La esperanza que el despertar en la región de Los Lagos ha generado en las comunidades organizadas es enorme, sobre todo en tiempos en que empresarios y políticos se han cerrado a toda posibilidad de cambios en materia de garantizar derechos sociales. Hoy creemos en la construcción de un Nuevo Chile desde las distintas experiencias de luchas, desde lógicas comunitarias, la dignidad, el bienestar común, y el respeto al medioambiente. Solo desde la construcción popular podremos conquistar un buen vivir para todas y todos. 


¡Arriba las y los que luchan!
Izquierda Libertaria Chile