Publicado el 19 de julio de 2010

El viejo óxido del astillero


El viejo óxido del astillero

Negociaciones en torno al contrato colectivo en ASENAV

El día 19 de mayo de 2010 el Sindicato Nacional de Astilleros presentó a la Gerencia de la Empresa Asenav, el Proyecto de Contrato Colectivo de Trabajo para el periodo 2010 - 2012, proyecto que contenía la incorporación de nuevas cláusulas, orientadas a cubrir la parte recreativa, social y la incorporación de un servicio complementario de salud para los trabajadores, además de la esperanza puesta en un aumento en las remuneraciones de un 7%, aumento considerado justo, después de un análisis hecho a los balances y estados de resultados e incremento patrimonial de la empresa y contemplando que en estos años, los trabajadores solo han tenido reajustes mínimos y además parcializados, más el incremento del IPC. Que también fue negativo en gran parte del periodo.

El sindicato inició las conversaciones haciendo primar el diálogo, dejando claro que no se realizarían manifestaciones para presionar los acuerdos. Frente a las primeras respuestas de la empresa el sindicato aceptó dejar la mayoría de los puntos sin ningún incremento con la finalidad de poder mejorar más los puntos de mayor impacto económico de los trabajadores. El reajuste automático del 7% que inicialmente se pidió fue reducido a un 4%, parcializado, 2% julio 2010 y 2% enero 2011, frente a lo que la empresa respondió aceptando un reajuste del 2% parcializado, es decir, 1% diciembre 2010 y 1% julio del 2011. En cuanto al reajuste de IPC, se solicitó un reajuste de un 100% trimestral, a lo cual la empresa accedió reajustar a un tope anual de un 4%. Otro factor de mayor interés fue el dejar por escrito un bono de producción, el cual la empresa no quería comprometer, aún estableciendo que los trabajadores tenían claro que si la empresa no contrataba nuevos proyectos se daría por entendido que no habría bono. Además un bono de antigüedad, para los trabajadores que cumplieran 20 años en la empresa, fue considerado justo, ya que los trabajadores de edad avanzada se están sintiendo afectados por problemas de salud debido a la exposición a diferentes tipos de contaminación, los cuales en el rubro de la construcción naval son muy altos en comparación a cualquier otro trabajo. Los trabajadores terminan gastando su propio dinero en salud, porque muchas de estas enfermedades que se generan en el trabajo, no son reconocidas en los organismos administrativos de salud laboral.

Ante la imposibilidad de acuerdo en cuanto a los puntos citados y otros más, la asamblea del sindicato decidió el martes 29 de junio, con un 99% de los votos, el rechazar a la última oferta de la empresa. En este escenario al parecer solo podía esperarse la huelga, sin embargo el sindicato finalmente resolvió pedir la interposición de los buenos oficios a la Dirección Regional del Trabajo con el fin de dar una oportunidad mas al dialogo, en este procedimiento se logro subir en medio punto mas el reajuste real y el bono de termino de conflicto también fue incrementado. Posteriormente se cita a una nueva reunión para tomar la ultima decisión referente de aceptar esto ultimo o hacer efectiva la huelga, en esta reunión finalmente los trabajadores aceptan no hacer efectiva la huelga debido que no se daban las condiciones para esta acción por lo que finalmente se acordó firmar el contrato con la empresa habiéndose logrado entre otras cosas un reajuste salarial del 3%, un bono de antigüedad del 3% más IPC y el financiamiento del 60% de un plan de salud complementario que equivale a $4500 mensuales por trabajador. En cuanto al conflictivo punto del bono de producción la empresa mantuvo hasta el final su postura de que no se encuentra en condiciones para otorgarlo, sin embargo se comprometió a otorgar un bono de 0,2% del sueldo base por cada 100 mil horas contratadas sobre el 30% del total de horas de producciones en el caso de que nuevos proyectos incrementan la productividad de la empresa así como otros bonos que podrían ser entregados si el rendimiento de la empresa en cuanto a su eficiencia aumenta con respecto a cada obra terminada. Finalmente es importante rescatar que los trabajadores lograron garantizar la transparencia en cuanto a los balances de la empresa, que se comprometió a entregar dicha información con el fin de asegurar la transparencia de los cálculos derivados de la aplicación de gratificaciones y bonos, lo que permitirá evaluar a sus trabajadores el real desempeño de la empresa y exigir las gratificaciones correspondientes.

Los trabajadores de ASENAV comentan:

¿Qué opina sobre el comportamiento de la empresa en cuanto al manejo de este conflicto?

Claudio:Nosotros, los que llevamos más de 15 años trabajando en el astillero estamos acostumbrados a este tipo de situaciones. Porque siempre argumentan los mismo, que no hay trabajo, que no hay trabajo entonces, empiezan las presiones, nosotros al final de cuentas terminamos cediendo un poco en el tema de la negociación y una vez firmado el contrato colectivo pasan un par de meses y empieza a salir trabajo, o sea barco y barco y al final los únicos perjudicados somos nosotros los trabajadores.

David: La empresa siempre va a ver por su lado, pero sin argumentos porque en realidad tiene tantas inversiones en este astillero que ha vista y paciencia de nosotros los trabajadores vemos que siempre lo maneja para su lado, nunca para nosotros, no tenemos nada que ganar, siempre todo mal para nosotros, siempre el empresario crece, la torta está repartida siempre a favor de ellos. Más de la mitad de los ingresos de acá, de lo que se gana digamos va para ellos y nada para los trabajadores, siempre crecimiento para ellos y nada para nosotros, esta es la visión que tenemos todos los trabajadores de esta empresa.

Bernardo: La verdad es que bastante negativa para nosotros, yo estoy aquí del año 96. Por ejemplo de esos tiempos en que yo llegué, yo llegué a ser un estudiante en práctica acá y estábamos construyendo solamente pesqueros para chile, pesqueros barcos pesqueros , y en esos tiempos lográbamos bonos mucho más altos, ah, habían gran cantidad de gente trabajando, resulta que ahora con productos de primer nivel para un comercio europeo, que son mejor pagados nosotros no hemos recibido algún sobrita, restito de ahí, lo que chorrea queremos no más nosotros, no queremos parte de la ganancia, sino que un poquito que nos corresponde a nosotros, y la empresa no ha cedido casi en nada, como ustedes han podido apreciar.

Cristian: Bueno en realidad el comportamiento de la empresa no ha sido lo que nosotros esperábamos, porque nosotros, la última negociación que tuvimos, la cual yo no participé porque todavía no estaba contratado, pero por parte de los trabajadores hicimos harto boche, como quien dice, y esta vez se optó por el diálogo por algo más tranquilo más pasivo con el fin de poder lograr algo que todos nos merecemos, un reajuste considerable para los trabajadores. Porque el trabajo que se hace aquí es un trabajo profesional especializado que no cualquiera lo puede hacer, y creo que la empresa no se comportó a la altura que nosotros esperábamos. Porque esperábamos un conflicto tranquilo, algo rápido, que sea favorable tanto para la empresa como para nosotros, pero como se han dado las cosas yo creo que la empresa nuevamente como que al parecer le gusta que uno le meta boche porque así hemos logrado un porcentaje un poquito mayor a lo que nos estaban entregando, y es cosa de mirar no más hacia el lado, tenemos el caso de FRIVAL ahora, que acaba de finalizar una negociación ahora, y un sindicato de 32 personas obtiene como mínimo un término de conflicto sobre 300.000 pesos, y a nosotros nos están entregando miserables 20.000 pesos, que a esta altura de la vida, que con 20.000 pesos no haces nada, y es una tremenda empresa donde estamos compitiendo a nivel internacional y nos están entregando eso, un reajuste de un 3% y tu lo divides en dos años la gente gana un 1,5% de reajuste anual.