Publicado el 27 de abril de 2011

Lo que comparten Hidroaysén y Piñera

Con más de una hora de retraso el Presidente Sebastián Piñera ingresó, junto al científico Claudio Bunster, al edificio del Centro de Estudios Científicos del Sur (CECS) para iniciar la inauguración de la costanera de ciencia, en Valdivia. La ceremonia, que también contó con la presencia de la ministra de Bienes Nacionales, Catalina Parot, no estuvo exenta de polémica ya que un grupo de 300 manifestantes que portaban pancartas contra la hidroeléctrica Hidroaysén se agolparon a unos 100 metros de la ceremonia. Específicamente el grupo, compuesto en su mayoría de estudiantes universitarios, gritaba desde el muelle fluvial la consigna “Piñera, entiende, el agua no se vende”. La energía con la que los jóvenes se expresaba logró opacar por minutos la voz cada vez más alta del mandatario. La cercanía de la manifestación con el lugar donde se realizaría el corte de cinta oficial (al lado del faro-péndulo), hizo que la ceremonia se acortara, debiéndose hacer el corte de cinta dentro de las instalaciones del CECS, es decir fuera de la “zona conflictiva”.
Por supuesto que los pacos; invitados que jamás faltan a estos eventos, que llegan en patota y con los juguetitos que nosotros les compramos con nuestros impuestos; acordonaron el perímetro del CECS cerrando varias calles para este efecto. Además de estos indeseables de siempre, varios personajes de civil sacando fotos a los manifestantes fueron detectados por algunos observadores. Asumimos que se trataría de la Prensa De Independientes o de algunos Socios Asosciados de la Prensa Ortdoxa Social, o quizás algún Artista No Invitado.
La solución presidencial al descontento popular al que se vio enfrentado: abandonar raudamente las instalaciones sin hacer un solo comentario. Muy lindo.
Más allá de que entre un empresario y una empresa existe un alcance temático, lo que comparten Hidroaysén y Piñera es que hay miles de personas en este país que los detestan pero que no consiguen sacárselos de encima. Esperemos esto cambié pronto.