Publicado el 21 de octubre de 2015

Señor Alcade: Queremos un lugar digno y estable donde trabajar


Desde que en el Consejo Municipal fue aprobado por casi todos los concejales - excepto el concejal Cosimo- que los artesanos de la costanera sean desalojados, su principal fuente de trabajo está en riesgo. Son dos las agrupaciones que actualmente se encuentran a un costado de la feria fluvial recolectando firmas entre la gente para dar a conocer su problema. Llevan más de 20 años trabajando en la calle y a pesar de presentar proyectos de inclusión en la feria fluvial el municipio no los ha recibido de manera positiva.

La semana pasada las dos agrupaciones que peligran ser desalojadas de su lugar de trabajo asistieron al consejo municipal donde lejos de recibir alguna respuesta se les rectifico que no se les dará espacio para que vendan sus artesanías. A pesar de insistir en entablar una mesa de dialogo e indicar que no tienen problema en pagar permisos la respuesta solo apunta a erradicarlos. Además, como una "roteria" fue clasificado por el concejal Kunstmann tener en la costanera vendedores ambulantes señalando que el tema está sanjado.

Cabe mencionar que el mismo alcalde de Valdivia, Omar Sabat, señalo ante medios de comunicación que el espacio de trabajo de las agrupaciones seria respetado. Y al ser consultado por la aprobación del desalojo con fuerza policial de los y las trabajadores indico no estar al tanto ya que se encontraba fuera del país. Sin embargo, unos días después desmintió por completo sus dichos recalcando que ya hay una resolución que tomó el concejo municipal en su mayoría, y que carabineros pueden desalojarlos en cualquier instante.


Existen algunas agrupaciones valdivianas cuyas integrantes confeccionan artesanías y tienen espacio para vender sus productos en ferias esporádicas. Y hace un tiempo esta fue la propuesta del alcalde, de darles espacio dentro de aquellas ferias. Sin embargo,  para ambas agrupaciones de artesanos esta no es una opción. En este sentido, Isabel Navarrete, dirigenta de la agrupación de Artesanos de la Costanera señalo que la gran diferencia es que los y las integrantes de su agrupación viven de fabricar y vender artesanías, y que la mayoría son mujeres de esfuerzo y jefas de hogar para quienes es su fuente de ingreso económico y lo que mantiene a sus familias. En consecuencia necesitan trabajar durante todo el año, no sólo durante la temporada turística ya que para ellas la confección de artesanías no es un pasa tiempo.

En el mismo sentido, Yolanda Colimilla, Presidenta agrupación Artesanos de los Ríos agrego que "hemos luchado siempre con la municipalidad y con los concejales enviando cartas y pidiendo permisos. Tenemos dinero que hemos juntado con mucho esfuerzo para postular a proyectos y tener una posibilidad digna de trabajar . Con el desalojo nos hacen sentir como delincuentes". 

Desde ambas agrupaciones señalan que hasta hace un tiempo trabajan sin problema en el sector del helipuerto. Pero fueron reubicados en la feria fluvial y ahora nuevamente se encuentran bajo presión de ser desalojados. Indican que el problema se inicio cuando locatarios del mercado municipal se quejaron de que venden la misma mercancía que ellos y que no pagan permisos municipales. Sin embargo, la opción de pagar los permisos correspondientes es bien recibida entre las agrupaciones ya que necesitan que se señale pronto un lugar establecido y oficial para trabajar.