Publicado el 10 de abril de 2016

UNIÓN PORTUARIA DE CHILE: Ante el paro de los/as Funcionarios públicos de Atacama



La Unión Portuaria de Chile, reunida en Congreso Nacional, observa con atención la movilización de los funcionarios públicos de la Región de Atacama que ya arrastra 38 días de paralización. Consideramos que es nuestro deber, en atención a que el sentir de Atacama es el sentir de las regiones donde se encuentran nuestros hogares y fuente laboral y donde vivimos en carne propia el menosprecio que el centralismo santiaguino tiene con nosotros. Es por ello que solidarizamos con esta movilización, porque en el fondo es una asonada por la exclusión que vivimos día a día. Por ello, para dar forma a este apoyo, declaramos que:

1. Exigimos al gobierno que respete el Protocolo de Acuerdo suscrito en el mes de Septiembre del año 2014 en donde se comprometía a atender las demandas más urgentes de la región, entre otras, la falta de especialistas médicos, la calidad del agua potable, mejorar la administración de los recursos hídricos y energéticos, el problema de la vivienda y la entrega de un bono mensual permanente de 80 mil pesos, pagadero a partir del mes de marzo de 2015, para mitigar en parte el alto costo de la vida en la zona.

2. Valoramos profundamente el actuar honesto y desinteresado de los trabajadores al acatar la suspensión del pago del bono por todo el año 2015 en atención a las necesidades imperiosas que impuso el aluvión que sacudió Atacama a principios de aquél año. Lo anterior demuestra que son los trabajadores quienes primero se comprometen con sus comunidades.

3. Rechazamos, a su turno, la poca honestidad y la falta de rigurosidad de parte del gobierno que, finalizando el año 2015, informa que el bono no se pagaría más por falta de recursos. Lo anterior, se sumó a la desatención de las demandas sentidas por la comunidad, antes mencionadas. Si hace algunos años se levantaron Magallanes, Aysén o Mejillones, hoy lo hace Atacama con el mismo motivo: la asfixiante centralización política, administrativa y económica de un Chile que impiden que los recursos se distribuyan de forma adecuada.

4. Respaldamos y hacemos nuestro el paro regional iniciado el pasado 1 de Marzo pasado. Vemos con orgullo como la clase trabajadora atacameña a punta de cortes de ruta, marchas masivas, cacerolazos, manifestaciones artísticas y tantas otras expresiones, ha conmovido a un país que ve como las regiones, una vez más, se levantan.

5. No entendemos como el gobierno ha insistido en la lógica de los oídos sordos. Primero, intentó poner a los trabajadores públicos contra la comunidad señalando que la demanda solo se trataba de dinero, en circunstancias que los trabajadores han sido claros en señalar de que el bono es una demanda sentida, pero por nada superior a las necesidades médicas, hospitalarias, de vivienda, de vivir en un ambiente no contaminado y tantas otras que todos los atacameños exigen. Luego, se abrió paso a la lógica represiva para dar paso final a la satisfacción parcializada de la demanda, reduciéndola únicamente al bono, pero pagadero por un sola vez (y no de forma permanente, como era originalmente) y segmentado a un grupo determinado de trabajadores (serían beneficiarios quienes reciben de sueldo menos de $700.000). Todo lo anterior es una clara maniobra divisoria –que no funcionó- y que postergaba las necesidades que la centralización política hace invisibles ante los ojos del resto del país.

6. Los trabajadores portuarios nos declaramos en estado de alerta. Pensamos que esta paralización regional además de pelear por el respeto y cumplimiento del Protocolo de Acuerdo del año 2014, pone en evidencia la necesidad de avanzar en la consolidación de los derechos laborales de los trabajadores públicos. No olvidemos que nuestra legislación no les garantiza ni el derecho a negociación colectiva ni el derecho a huelga, en similitud preocupante con la de los trabajadores portuarios eventuales. Esta falta de cobertura legal es suplida por los trabajadores con los métodos de acción directa, que son más legítimos que cualquier legislación que ampare el abuso de poder y la desigualdad negociadora. No hay más caminos.

7. La Unión Portuaria de Chile está observante al desarrollo de los hechos. Acusamos recibo de que el gobierno ingresó al parlamento un proyecto de ley para solucionar el conflicto pero que lo hizo de espalda a los trabajadores y, como decíamos antes, reduciendo la demanda a un pago menoscabado del bono.

8. Por lo anterior, en solidaridad con la lucha de los funcionarios públicos, ponemos nuestras fuerzas a disposición para ayudar a destrabar este conflicto y poner a la orden del día la necesidad de un Chile donde la prioridad sean los trabajadores y las comunidades.

Fotografía | Sindical.cl
NUNCA MÁS SOLOS/AS

UNION PORTUARIA DE CHILE

Ventanas, 08 de abril del 2016.