Publicado el 31 de mayo de 2016

Declaración pública en el marco del Paro Nacional convocado por la CUT - Frente Sindical Izquierda Libertaria

Declaración pública en el marco del Paro Nacional convocado por la CUT
Frente Sindical Izquierda Libertaria

Fotografía | www.revistanuestromar.cl
1. Como trabajadoras y trabajadores señalamos que el proyecto de Reforma Laboral desde sus orígenes,  ha considerado  una serie de retrocesos para el conjunto de la clase trabajadora, todo esto, producto de las contradicciones y tensiones internas que ha evidenciado el gobierno de la Nueva Mayoría y que se han expresado en todas las reformas que ha tratado de levantar. 

2. Lo anterior ha demostrado que desde el gobierno no existe capacidad ni voluntad política para la construcción de una Reforma Laboral coherente, ni mucho menos favorable para las y los trabajadores de nuestro país. El proyecto tramitado más bien se resume en una serie de artículos contradictorios y regresivos en materia de derechos sindicales, lo que evidencia el triunfo de los sectores conservadores dentro de la Nueva Mayoría en la elaboración del proyecto de Reforma. 

3. Por su parte, la Derecha y el empresariado han demostrado una vez más con su actuar que no cederán nada a favor de la clase trabajadora ni están a dispuestos a perder un ápice de sus privilegios, por el contrario buscarán por medio de todas las instancias posibles frenar los “avances” o “victorias” para la gran mayoría de este país, por más modestas que estas sean. 

4. La CUT, la principal central sindical del país, ha perdido una oportunidad histórica de pelear por una reforma laboral que consagre una nueva institucionalidad laboral para nuestro país, esto por su tibio rol en este proceso, su excesiva confianza en la clase política y su preferencia por el lobby y la negociación informal antes que la movilización y organización de trabajadores y trabajadoras. Esto se expresó en gran medida en un asilamiento desde la Central hacia sectores sindicales que, desde fuera de la CUT, se organizaron en pos de obtener una reforma laboral que significa avances para el conjunto de trabajadores y trabajadoras del país. Finalmente esto ha significado ceder en aspectos que implican retrocesos sólo comparables a los que nos dejó la dictadura con el Plan Laboral. 

5. En torno a lo anterior, creemos que la principal lección de esta coyuntura es que hoy debemos plantear la necesidad de generar mayores y mejores alianzas tácticas en el mundo sindical, con el objetivo de que desde la unidad entre sectores afiliados a la Central  y los que no lo están, trabajen una agenda de movilización conjunta que permita conseguir una institucionalidad laboral acorde a nuestras necesidades. Si bien esto es en parte responsabilidad del propio sindicalismo que se organiza desde fuera de la CUT, también la central tiene una gran responsabilidad en cuanto al permitir establecer estos puentes necesarios y no negarlos como ha ocurrido en los últimos años.

6. Es por ello que hacemos un firme llamado a los trabajadores y trabajadoras a luchar porque esta reforma no vea la luz, para que el proyecto se baje, con el fin de abrir el camino para una nueva discusión tanto dentro de las fuerzas sindicales y sociales, como a nivel político, y que tenga como fin proponer una verdadera reforma profunda que el mundo del trabajo se merece.

7. En base a esto, saludamos fraternalmente a las y los trabajadores que se suman al paro convocado por la CUT para el 31 de mayo. Esperamos que esta movilización sirva para comunicar al pueblo la necesidad de elaborar una nueva institucionalidad laboral que surja desde las organizaciones sindicales y sociales que tienen una real voluntad de cambio. Esta reforma tal como está es un retroceso casi total, por ello el llamado es a que esta fecha sirva para iniciar un nuevo proceso de lucha en el cual la movilización de las fuerzas sindicales y sociales sea la protagonista, con unidad, radicalidad y propuestas; sin ceder ante un bloque en el poder que sólo gobierna y legisla para los intereses de los poderosos.