Publicado el 17 de enero de 2011

LA PAZ SOCIAL EN CHILE : 20 AÑOS NO ES NADA

LA PAZ SOCIAL EN CHILE : 20 AÑOS NO ES NADA

Quienes hayan seguido mínimamente las noticias llegadas desde Chile sobre las movilizaciones anticentralismo de la región austral de Magallanes (www.radiopresidentebanez.cl - www.laprensaaustral.cl - www.radiopolar.cl - www.elpinguino.com - elbagual.cl - elpatagonico.cl - www.thepatagon.cl) podrán entender que CHile está viviendo un escenario inesperado de piquetes y control popular de ciudades y tránsito internacional. En un país que trató intensamente durante las últimas dos décadas de conquistar la paz social post dictadura, volvió a caer en un autoritarismo centralista que ni siquiera Pinochet habría imaginado. De hecho en plena dictadura se mantuvo una ocupación geopolítica basada en el interés fronterizo y las doctrinas que imponían la militarización del concepto de seguridad y cohesión territorial. Sin embargo, cuando aparentemente había una paz social recobrada, un gobierno que no midió las consecuencias de sus actos, provocó una masiva resistencia a una política de merma en las condiciones de bienestar de las familias de una región aislada de Chile. Dada la resistencia con un paro de toda la región y una masiva presencia de los ciudadanos en las calles y en los espacios públicos se terminó por crear un abismo político. Hay un estado de asamblea permanente en Magallanes cuyos voceros resultan ahora ser objeto de persecución.


Hace una hora, eL gobierno ha amenazado a Magallanes con la aplicación de la ley de seguridad interior del Estado. De ser aplicada tal amenaza lo concreto será una acción focalizada contra ciertos dirigentes para destruir al movimiento por lo menos a nivel de su coordinación. Para eso seguramente ya los han estado siguiendo y deben tenerlos acorralados, hay un abogado para hacer esto efectivo que enviaron ya a Punta Arenas. SIn embargo el problema está en que la reacción en una movilización masiva como esta y no con base en un grupo operativo solamente puede ser peor que el remedio que quiere inyectarse. La solución sigue siendo una imposición que puede ser también motivo de cuestionamiento a la luz de los derechos civiles reconocidos en las democracias liberales. Hay un problema , visto desde fuera, que va a ser analizado en términos de imagen país, relaciones internacionales, acusaciones al presidente y su gobierno por parte de otros Estados, presentaciones en cortes internacionales, etc. Pero por lo pronto hay ya un asunto que se puede decir que cambió.

Chile pasó a ser un país en que el gobierno es cuestionado y en el cual hay suspensión de derechos por protestas públicas y acciones no violentas. Eso es un símil de todos los regímenes actuales que están en condición de cuestionados y el error del gobierno ahora es ponerse en ese listado. Van a aparecer cocneptos duros y acusaciones cruzadas que va a haber que traducir en un petitorio más amplio aún a nivel regional si es que el tema del gas se resuelve rápido. Si no se resuelve, peor aún, el petitorio de la región cobrará más fuerza. No es razonable la acción política desde el gobierno pues se desprestigia ante sus pares y pierde la posibilidad de mostrar alguna nobleza.

Víctor Godoi Millán
16 de enero 2011 22:05 hrs.