Publicado el 27 de septiembre de 2011

UACH Cierra semestre: ...daremos esta lucha ¿cueste lo que cueste?

Las personas comunes y corrientes, explotados y explotadas, el pueblo o como quieran llamarnos, tenemos la capacidad de enfrentarnos al poder, la clase política, la burguesía, los fachos o como quieran llamarlos, solo mediante nuestra capacidad de ser ingobernables. Esto, que dista bastante de ser solo una canción, se refiere a la noción básica e histórica de que solo podemos arrebatar ganadas políticas a un gobierno mientras podamos ejercer algún tipo de presión sobre los intereses de aquellos que lo conforman. Por esta razón existen los paros, huelgas tomas, boicots y otros, quizás aun más efectivos, que nos permiten coartar a los de arriba su "derecho" a explotarnos.

Hoy los estudiantes de nuestra casa de estudios local, la UACh, decidieron deponer su paro mediante una votación que resultó en 20 carreras a favor de cerrar el semestre y 15 en contra. En otras palabras decidieron deponer su única medida de presión. Se apeló a la solidaridad con los compañeros que perderían sus beneficios, se señaló que ahora aumentarían los estudiantes movilizados pues volverían los compañeros que se habían ido a sus casas y se invocó a la terrorífica visión de una ciudadanía que los tildaría como intransigentes.

A ver, ¿Por dónde comenzamos?

El movimiento estudiantil ha prestado más atención a los medios de comunicación que a la política, ha generado más batucadas, disfraces y muñecos que un proyecto de educación popular. Si se temía por la pérdida de beneficios tras el arranque reaccionario del gobierno, es porque no existía una organización que se ocupara de abrir los hogares y comedores a los compañeros que lo necesitaran, si se esperaba que los que se fueron para la casa volvieran para apoyar, es que no hay un análisis crítico que esclarezca que la democracia vale para los que se organizan y no para aquellos de otra clase social que participan, pero en contra, o simplemente no les interesa. Claramente son estos los que llegaron en masa hoy a votar la bajada del paro. Y finalmente si se temiera perder el beneplácito de la opinión pública, sería porque el movimiento no ha sido capaz de sobrellevar los embates de los medios de comunicación serviles, cosa que no es cierto.

Finalmente tras haber tomado la decisión de cerrar el semestre, y en una jugada que no guarda sentido alguno, los estudiantes deberán debatir el día de mañana las condiciones bajo las cuales cerrarán el semestre. Es decir, deliberarán bajo qué condiciones realizarán una acción que ya decidieron realizar. Así es la cosa.

Compañeros y compañeras estudiantes, compartimos su inquietud por generar una imagen fuerte soñadora, creativa e inclusiva en los medios de comunicación, pero les hacemos un llamado a prestar más atención a la creación de un proyecto de educación que satisfaga las inquietudes y necesidades de un pueblo cansado de perder siempre. El análisis y la estrategia política deben tener como fin el materializar un proyecto de educación que escapa a los despliegues de buenas voluntades que el papel y el lápiz tan estoicamente aguantan. El germen de la educación popular está en las calles, en las escuelas libres, en los preuniversitarios y bibliotecas populares, en los talleres con los vecinos y en un pueblo que se cansó de pedir y comienza a ejercer su poder.

La lucha no se acaba, pero frente a esta última jugada: Claramente Autogol.

Abrazos a los y las que luchan