Publicado el 19 de octubre de 2011

Paro Nacional, Segundo día: Represión con cuática

Comienza el segundo día de movilizaciones dentro del contexto del paro nacional. Los establecimientos educacionales desalojados el día anterior han sido re-tomados y ahora miles de estudiantes, trabajadores y apoderados se congregan para marchar en la plaza Simón Bolivar y en el Campus Isla Teja de la UACh.

Ambas marchas se fusionan a eso de las 12:10 en la plaza de la República y se dirigen por Arauco hacia Beauchef. Una cuadra antes de llegar a la comisaría efectivos de los pacos intentan detener el paso de la marcha, que estoica ignora las prohibiciones policiales y se enfila por donde su voluntad así lo desea.

Caminando por Picarte, ya en Av. Pedro Montt, frente al puente Calle Calle, la marcha se detiene a protestar y son reprimidos por el guanaco y las tortugas ninja, arrestandose a algunas personas. Muchas personas indignadas y enrabiadas por la violencia ejercida contra su manifestación pacífica, encara a los pacos y los hace retroceder. Lamentablemente no duró mucho hasta que estos, haciendo uso de su equipamento de combate, hace que la marcha deba volver hacia la Plaza de la República.





Con el ánimo recargado por la rabia que deja la impotencia frente al poder opresor ejercido contra el pueblo, la marcha volvió hacia la plaza principal de Valdivia, solo para luego enfilarse hacia la Isla Teja. Aquí cabros y cabras encapuchados se enfrentaron a los pacos, que esta vez contaban con una sorpresa. Según acabamos de enterarnos, los pacos contaron con la autorización de Rectoría para ingresar a las dependencias de la UACh, dejando un saldo de 24 detenidos. Gracias a esta ultima jugada del timonel de la casa de estudios, los pacos pudieron pasearse como Pedro por su casa en el campus, asistidos por los guardias de seguridad de la UACh. Tras horas de enfrentamientos algunos pocos incansables luchadores y luchadoras sociales lograron armar una barrica que pudo detener la arremetida del guanaco y la micro que habían hecho de la alameda de la universidad, su pista de carreras. No podríamos confirmarlo, pero desde donde nos encontrábamos, nos pareció ver que el guanaco perdía mucha agua por la parte de abajo, lo que podría deberse a una ruptura en su estructura producto del feroz embate que acometió el vehículo del terror contra la improvisada, pero férrea barricada. Luego de estos sucesos los pacos abandonaron la isla teja, ya tenían su botín los infames.

El gobierno tiene miedo, desde ahora solo podrá radicalizar sus jugadas para sembrar el terror sobre los que demandan justicia. La retoría de la UACh vuelve a demostrar que siempre ha estado de parte de los empresarios y del gobierno, que son lo mismo al final de cuentas. En una de las universidades con un estudiantado de los más tranquilos y benevolentes con sus autoridades académicas ¿quedará esta afrenta impune? Solo el tiempo lo dirá...