Publicado el 9 de agosto de 2012

Marcha 8 de Agosto (con video) + Ligera invitación


La cita era a las 14:30 y como siempre se esperó un poco más para no dejar de lado la inocente esperanza de que pudiera llegar más gente. La convocatoria la hacía la ACES, recientemente formada en Valdivia, pero a la cita asistieron también la FESVA, la plataforma estudiantil CREA, hoy por hoy motor de la lucha revolucionaria en la FEUACH, así como compañeras y compañeros de otros sectores de la sociedad.

Entre puchos y conversas, los y las asistentes, aún permanecían disgregados en la plaza Simón Bolívar cuando llegaron los indeseables de siempre con, sus guanacos, zorrillos y carniceros. Sin provocación alguna comenzaron a reprimir a los y las presentes con sus artefactos de disuasión. La gente molesta y convencida de su necesidad de manifestarse se negó a abandonar la protesta, resultando esto en varios detenidos.

Por Av. Picarte la escolta de verde no se despegó de las y los manifestantes, que llegando a la plaza, comenzaron a independizarse de tan magra compañía. Entre consignas y cánticos los manifestantes expresaron su resentimiento en el frontis de la Intendencia, para luego marchar por Av. Arauco en dirección a la comisaría de Beauchef, en donde se encontraban detenidos compañeras y compañeros.

Después de manifestarse por varias arterias de la capital regional, un grupo de compas ocupó el frontis de la UACh produciéndose enfrentamientos. Un total de 27 detenidas y detenidos fue el saldo de exigir una vez la desmunicipalización, mejoramiento de recintos y la gratuidad de la educación. Las y los detenidas y detenidos fueron soltados en la madrugada, evidenciando muchos y muchas lesiones producto de los golpes propinados por la policía.

Vea el video



Marcha 8 de Agostob from Revista Bagual on Vimeo.


Marchar no es un fin en sí mismo

La apuesta del gobierno y los empresarios es reducir la noción pública del movimiento estudiantil a despliegues de intolerancia y vandalismo. En la prensa las marchas se hacen ver como desprovistas de demandas, propuestas o razón alguna que justifique los cortes de tránsito o la destrucción de propiedad fiscal o privada. Prestas están las inteligencias del estado para radicalizar los montajes y hacer de los y las que luchan su chivo expiatorio.

Nuestra apuesta es  a capitalizar los lazos afianzados durante el esplendor del movimiento y darle un nuevo impulso que nos saque de la nada, la cotidianidad de la farándula y la crónica roja. El cómo hacer esto es ciertamente más interesante que la enunciación de lo obvio. Ciertamente no hay recetas de cocina para esto. Sin embargo, podemos comentar algunas apreciaciones.

La radicalización de los movimientos sociales es una realidad patente. Veamos a los pescadores luchando contra la Ley Longueira, a pobladores y pobladoras enfrentándose a carabineros por reprimir su protesta contra industrias tóxicas que menoscaban su vida cotidiana, a los trabajadores y trabajadoras envueltos en sendas huelgas que no habían sido observadas en años. Hoy es el momento de hacer causa común, reposicionar el tema de la educación es ahora posicionar la salud, vivienda, trabajo, medio ambiente, entre otros.

Si bien, siempre es bueno potenciar los trabajos territoriales, pues son estos trincheras anti-capitalistas y el germen de las instituciones revolucionarias, lo que necesitamos hoy es volver a posicionar un tema que remezca la contingencia nacional. Necesitamos propuestas y acciones que las avalen. Las marchas, que sigan pues, que se radicalicen, pero dotémoslas de contenido. Y como lo proponen algunos y algunas, funar las municipales, sería una buena oportunidad para estampar nuestras proclamas, nuestro programa, por sobre su remedo de democracia.