Publicado el 30 de noviembre de 2013

TRANSCOM Valdivia, deja a 200 trabajadores/as en la calle en un proceso marcado por las irregularidades

Durante la jornada de ayer 29 de Noviembre, la empresa de telecomunicaciones TRANSCOM en Valdivia anunció a sus trabajadores/as que la empresa cerraba por necesidades de la misma. La medida deja a 200 trabajadores/as sin su fuente de ingresos y por ende afecta a 200 familias de una de las ciudades con más cesantía  del país.
Como nos cuenta Iris Rubilar, dirigente del sindicato de la empresa TRANSCOM en Valdivia, durante la semana los/as trabajadores/as sostuvieron una reunión con la gerenta de la empresa, Andrea Santibañez, para planificar las celebraciones de navidad. En dicha reunión la empresa les habría anunciado del cierre de la sucursal de Valdivia, aludiendo a que el cliente para el que la sucursal trabaja (Orange) había cerrado el contrato. Rubilar añade que la gerenta habría hecho muy buenas gestiones para que la sucursal de Concepción, donde ella se desempeña regularmente y la cual comparte el mismo RUT con la sucursal e Valdivia, continuara creciendo, sin embargo, dichas gestiones no alcanzaron para sostener la sucursal en Valdivia.

Si bien la empresa ha asegurando que todos los finiquitos serán cancelados de acuerdo a la ley, Rubilar asegura que estos no habrían sido calculados correctamente, adeudándoles un saldo a los/as desvinculados/as. Además la empresa estaría presionando bajo amenazas a las trabajadoras con fuero maternal para firmar sus finiquitos inmediatamente, sin tener la seguridad de que les estarían cancelando la totalidad del monto. Como nos cuenta lo dirigenta la empresa estaría diciéndole a las trabajadoras "o firman ahora, o tenemos una fila de abogados atrás que les van a quitar el fuero". 

El sindicato se encuentra tomando las medidas del caso con la inspección del trabajo, así como con un abogado que viene de Concepción para apoyarlos.

Finalmente la dirigenta hizo un anuncio de utilidad pública, denunciando las malas prácticas de Ernesto Álvarez, asesor sindical que les cobró $3.000.000 al sindicato de TRANSCOM por acompañarlos en su reciente proceso de negociación colectiva y hasta el 2014, trabajo que consideraron pobre y el cual además abandonó tras finalizar la negociación colectiva. Rubilar advierte que la negociación es un derecho de los/as trabajdores/as y no se debe pagar por asesoría, resaltando que existen instancias como la inspección del trabajo, la defensoría laboral y por sobre todo la experiencia de muchos/as dirigentes/as sindicales que pueden apoyar solidariamente los procesos de negociación colectiva.

El llamado es a todos los sindicatos y luchadores sociales a sumarse a la actividades de protestas por estos nuevos despidos.

NUNCA MAS SOLO

¡¡ARRIBA L@S QUE LUCHAN!!