Publicado el 9 de diciembre de 2013

Iniciativa busca apoyar a internos/as de la cárcel Llancahue: Vientos de libertad y su lucha por la dignidad al interior de la cárcel

Durante el día de hoy acompañamos a la agrupación Vientos de Libertad al interior de la cárcel concesionada Llancahue. La agrupación busca implementar talleres laborales para los/as internos/as del penal que no solo les permita dotarse de herramientas de inserción, sino que comercializar de mejor forma sus manufacturas y generar un acompañamiento psicosocial durante su proceso. Mediante la articulación de la organización y los familiares de las/os internas/os buscarán avanzar hacia un trato más humano e integral de las y los reclusos y denunciar los abusos de la concesionaria Compass Catering y Servicios ltda.

A eso de las 10:00 de la mañana, llegamos a la cárcel concesionada Llancahue de Valdivia para acompañar a la agrupación Vientos de Libertad, encabezada por Gloria Moneny, en una reunión sostenida con Gendarmería. El objetivo de la reunión fue generar un primer acercamiento con la autoridad, para presentar un proyecto de talleres laborales para los/as internos/as. Sin embargo, además de aportar con herramientas para la incersión post condena, la agrupación lucha por los derechos de los/as internos/as durante su estadía al interior del penal.

Para Moneny el recinto penitenciario de Llancahue es "una cárcel de exterminio" denunciando las falencias en infraestructura, salud y alimentación que padecen los/as reclusos/as. Recordemos que las huelgas de hambre son comunes en el penal -algunos internos han llegado a cocer sus bocas para presionar a las autoridades a detener los malos tratos- o las protestas de los mismos gendarmes por la precaria alimentación, hace tan solo unos meses atrás. Moneny alude a los abusos que ha cometido y comete la concesionaria Compass Catering y Servicios ltda, agregando que el recinto fue hecho para "exterminar gente y ganar plata".

Luis Aguirre, antropólogo de la agrupación, opina que no basta solo con dotar de herramientas técnicas sino que se requiere formación psicológica "potenciar sus capacidades y potenciar también su valor personal". Mediante diversos talleres y la facilitación de insumos y maquinarias, la agrupación busca generar puestos de trabajo que no solo refuercen las aptitudes personales de los/as internos/as, sino que les permita ayudar económicamente a sus familias.

Durante la reunión con gendarmería, el alcaide del precinto coronel Luis López, señaló que si bien consideran la iniciativa como buena, la idea deberá ser llevada a papel "conforme a la normativa institucional y evaluado por el consejo técnico para ver las probabilidades que tiene". López recalcó que si bien gendarmería tiene la obligación de velar por la seguridad, vigilancia e inserción de los/as internos/as, toda capacitación realizada por otra institución que no sea la concesionaria, debe realizarse fuera de los horarios que estipula el contrato entre el MOP y la empresa, es decir, en las últimas horas de cada día. Esto denota el carácter privado del precinto, así como de muchos otros en Chile, en donde el estado arriesga demandas penales por incumplimiento de contrato, si este o una organización social quisiera realizar una capacitación durante el día.

Tras la reunión los participantes pudimos visitar el taller industrial donde se trabaja en madera y un taller más pequeño en un módulo de seguridad media, donde además de trabajos más básicos en madera, también hay un taller de costura, al cual la agrupación Vientos de Libertad le entregó materiales para confeccionar sus trabajos.

Estaremos atentos para ver cómo se desarrolla esta iniciativa en una de las cárceles supuestamente "modelo" y que ha suscitado la atención de diversas organizaciones y familiares por presentar altos índices de abusos y precariedad en las condiciones de vida de los/as internos/as.

Arriba las y los que luchan