Publicado el 20 de marzo de 2014

Trabajadores valdivianos libran ejemplar lucha en el norte: Huelga de los choferes de la empresa Artisa (SQM)

En el contexto de la negociación colectiva de la empresa Artisa, que presta servicios a la minera Sociedad Química y Minera de Chile (SQM o SOQUIMICH) se ha realizado una escalada de movilizaciones por parte de sus trabajadores, los cuales buscan mejoras salariales. Con marchas, tomas y recientemente una huelga de hambre, los trabajadores transportistas exigen salarios dignos y mejoras en sus paupérrimas condiciones laborales. Dentro de los 252 trabajadores movilizados encontramos a un grupo de trabajadores de nuestra región, que dan cuenta de la realidad de los trabajadores que deben salir de sus territorios en busca de trabajo.

Tras agotar las negociaciones al alero de la negociación colectiva el día 9 de Marzo el sindicato de la empresa Artisa, que presta servicios a la minera Sociedad Química y Minera de Chile (SQM o SOQUIMICH) inició una huelga con la movilización de 252 trabajadores, entre los cuales hay 13 valdivianos además de trabajadores de otras localidades de la región de Los Ríos. Las movilizaciones que han ido en aumento, han consistido en marchas en la ciudad de María Elena, la toma de las plantas de la empresa SQM y recientemente una huelga de hambre de 9 trabajadores, entre los cuales se encuentra un valdiviano.

En conversación con Claudio Gallardo, uno de los trabajadores valdivianos movilizados, Revista Bagual generó la siguiente nota que trata de retratar el conflicto.

Según Gallardo es necesario entender las condiciones laborales en las que él y sus compañeros trabajan. Todos son choferes de camiones que transportan los minerales que extrae SQM (Salitre, Iodo y Litio).  Los turnos de trabajo se extienden por más de 17 horas diarias durante 15 días seguidos ya que tienen un régimen de trabajo de 15 días laborales por 15 días de descanso. Los tramos que deben recorrer desde la localidad base de María Elena hasta los salares en donde cargan los minerales son extensos, y a eso se debe agregar los tiempos que toma cargar el camión. Debido a que sus sueldos base corresponden a $210.000 y el resto debe generarse mediante gratificaciones y bonos de producción, los trabajadores se ven forzados a tratar de generar la mayor cantidad de viajes durante sus días de trabajo con el fin de aumentar su sueldo. Esto se realiza a expensas de su tiempo de descanso y alimentación lo que no solo genera el menoscabo de la salud de los trabajadores, sino que los hace propensos a accidentes que pueden generar un peligro para otras personas.

Los trabajadores duermen en el camión en colchonetas vencidas, no tienen derecho a colación en el casino SQM y viven en dependencias hacinadas de 60m2 donde habitan hasta 24 personas. "Por lo menos en la pieza donde estoy yo hay 3 literas y habemos 6 personas, creo que la normativa con suerte da pa` 4", comenta Gallardo. Los viáticos que da la empresa son de $7.000, pero dados los altos precios del norte una comida cuesta entre $3.000 y $4000, por lo que "si usted le gusta comer las 4 comidas, olvídese, va a tener que empezar a poner plata de su bolsillo... Acá hay empresas que por ejemplo le pagan a sus choferes entre 10 y 12 mil pesos de viáticos, que es algo de acuerdo a lo que gasta acá no más po"

Con respecto a los gastos que implica recorrer gran parte del país para llegar a sus hogares durante sus turnos de descanso, la empresa asigna $80.000, lo cual es mucho menos de lo que cuesta efectivamente dicho viaje. "Nosotros para viajar a Valdivia, viajando solamente de Calama o de Antofagasta a Santiago, nos gastamos como 140 a 146 mil pesos". Esto hace que los choferes del sur pierdan parte del dinero que ganan por sus bonos de producción en los viajes a sus hogares, aumentando la presión por hacer más viajes de carga a los salares que les permita recuperar el dinero perdido.

Sobre la opción de mudarse de región, Gallardo nos comenta, "Por ejemplo si usted quiere vivir en Antofagasta, para no pegarse esos tremendos viajes, un departamento, que no es más que una pieza y un baño vale 250 como mínimo"

Además de las pésimas condiciones laborales Gallardo nos indica que existen otros factores que no son tomados en cuenta tampoco por la empresa. "Acá hay otros temas como la contaminación del agua, los materiales que usted inhala por el hecho de estar en estas industrias donde se usa mucho químico para procesar y elaborar sus productos...las sustancias que nosotros transportamos producen irritación en las mucosas, en los ojos, la piel... que son temas que ni siquiera se han tratado en esta negociación"

Frente a las demandas  de los trabajadores la empresa Artisa ha mantenido un juego de desgaste, ya que no ha mostrado ninguna señal de acercamiento al diálogo."Es una medida de presión que ellos están ejerciendo y obviamente avalados por esta empresa SQM... que es una empresa que está en entredicho por el tema de las empresas cascada, es una empresa que realiza malas prácticas". Gallardo además nos cuenta que si bien cuentan con el apoyo de la comunidad, así como de otros sindicatos, la gente que los apoya ha manifestado su temor a mostrar su solidaridad en forma pública por las posibles represalias que la empresa puede realizar. "Aquí todo es de SQM, aquí usted también se da cuenta de que Chile no es lo que uno conoce...aquí se siente el poder de la dictadura, de los milicos, se siente todavía, este es un pueblo atemorizado, no es exagerar" agrega Gallardo.

La manifestación del sindicato de Artisa, es de alguna manera inédita para la localidad que no está acostumbrada a enfrentarse con una empresa que articula la oferta laboral directa o indirectamente. Por esta razón la lucha que se encuentran llevando los compañeros en el norte marcará un precedente para las cerca de 18 empresas que prestan servicios a SQM, y eso es algo que la empresa no quiere, aclara Gallardo.

Durante el día de ayer funcionarios del servicio de salud constataron que 7 de los 9 trabajadores que se encuentran en huelga de hambre, ya muestran signos de deshidratación. 

Gallardo finaliza haciendo un llamado a la gente de Valdivia a manifestar su apoyo a su lucha mediante las redes sociales, "Sepan que hay gente del sur que a lo mejor va a sentar un precedente en un lugar donde el abuso ha sido una constante" concluye Gallardo.

La realidad de los trabajadores de Artisa en el extremo norte del país no solo es signo de la precarización general del trabajo en Chile, amparado por una institucionalidad laboral que beneficia solo a los empresarios, sino que muestra la dura realidad de los trabajadores y trabajadoras de las regiones con alta cesantía, que deben desplazarse grandes distancias en busca de trabajo.

Arriba los trabajadores de Artisa
Arriba las y los que luchan