Publicado el 14 de octubre de 2014

Se desarrolló en Valdivia manifestación por la resistencia de nuestros pueblos



En el marco de la conmemoración de un nuevo 12 de octubre, la Coordinadora de Apoyo al Pueblo Mapuche junto al Lof Coliñir de Isla Teja, convocaron a la comunidad valdiviana a reunirse y marchar por el centro de la ciudad, con el objetivo de manifestar y denunciar la histórica relación de violencia y opresión que el Estado chileno ha ejercido sobre los pueblos originarios de nuestro territorio, planteando la resignificación de esta fecha como la de resistencia de nuestros pueblos.


En este sentido, Eduardo Lara, integrante de la Coordinadora, expresó que la represión hacia el pueblo mapuche se ha practicado como respuesta a la recuperación de tierras ancestrales, y a los procesos de defensa del territorio, en los que las comunidades han sostenido en el tiempo su oposición a la instalación de megaproyectos en zonas de trascendencia cultural y vital. Al respecto, detalló que: “desde hace 15, 16 años los hermanos lafkenche en Mehuín vienen luchando contra la Celulosa Arauco, en Panguipulli tenemos a Neltume, tenemos el proyecto de Pilmaiquén, que hoy día está latente porque tenemos a 5 peñis procesados por una causa que no tienen pruebas condenatorias, y a una lamien, la machi Millaray". 

En relación al proyecto de la empresa Pilmaiquén S.A., de construir una hidroeléctrica en el lugar, Lara enfatizó en que: "hoy día ese proyecto se ha llevado de mala forma, con falsificaciones de firmas, en relación a las consultas que supuestamente se hizo a las comunidades y por lo cual hoy día está bastante avanzado la construcción de esa represa y lógicamente que la inundación del Ngen Kintuante que es un territorio sagrado para las comunidades mapuche de la zona". A esto se suma la situación de los presos políticos mapuche, la reciente muerte de José Quintriqueo Huaiquimil en el sector de Galvarino, y la violencia con la que ha actuado la policía en la zona de Lumaco Bajo, comuna de Río Bueno, donde: "se torturaron a dos niños y a un peñi, porque los golpearon y los llevaron apuntados con una escopeta a la comisaría, les destruyeron sus celulares, y al peñi lo desnudaron y lo echaron a correr por el campo. Esas son prácticas de tortura que se están ejerciendo, hoy día también las queremos denunciar, como todas las otras acciones en contra de los pueblos originarios”.


La  actividad culminó con una intervención en la jornada de cierre del Festival Internacional de Cine de Valdivia.