Publicado el 26 de marzo de 2015

Organizaciones Sindicales de Aseo y Ornato de Chile se pronuncian por reforma laboral

Declaración Pública
Organizaciones Sindicales de Aseo y Ornato de Chile

Frente a la actual coyuntura nacional, en donde reaparece la necesidad sentida por miles de trabajadores y trabajadoras en Chile, de reformar la institucionalidad laboral vigente, las organizaciones sindicales del rubro de Aseo y Ornato de Chile que adscriben declaramos:

1) Compartimos la necesidad de legislar en torno a una modificación profunda de la institucionalidad laboral en Chile, en aras de acabar finalmente con el plan laboral de la dictadura. En concordancia con esto consideramos que el proyecto de reforma laboral emanado desde el ejecutivo alberga algunos elementos positivos, como la titularidad sindical, sin embargo, a nuestro entender dicho proyecto está lejos de refundar el Plan Laboral manteniendo y en otros casos profundizando su injusticia.

2) En la reforma actual, se mantiene la negociación colectiva a nivel empresa, marginando de la negociación colectiva a más del 50% de trabajadores del país. Esto debido a que se desempeñan  en empresas que no reúnen el quórum para constituir sindicatos, siendo la negociación por rama su única oportunidad de ejercer el derecho a negociación colectiva. Por esta razón consideramos fundamental avanzar hacia la negociación supraempresa.

3) La inclusión de la flexibilidad pactada en el proyecto de reforma, una reconocida aspiración del empresariado y la derecha en Chile, es a todas luces nefasta. Con esta figura se permitirá que en algunos casos, a través de la negociación colectiva y en otros con la sola voluntad unilateral del empleador, se negocien derechos laborales irrenunciables, entre ellos, se pacten sistemas de distribución de jornadas de trabajo no permitidos actualmente por el Código del Trabajo, lo que aumentará la precarización laboral, que como sector conocemos muy bien.

4) El concepto amplio y vago de servicios mínimos instalado en el proyecto de reforma, prohíbe el reemplazo externo en los puestos de trabajo, lo que consideramos positivo. Sin embargo, esta figura obliga a los trabajadores y trabajadoras a reemplazarse a sí mismos/as, obligando al sindicato a proporcionar equipos de emergencia que garanticen la continuidad de las labores de la empresa. Esto debería acotarse a aquellos casos en donde se pone en peligro la seguridad pública, pero en ningún caso como medida para limitar la huelga. Además se faculta a los tribunales a poner término a la huelga, ordenando la reanudación de faenas, figura que en el código del trabajo actual solo puede ser invocada por el Presidente de la República más la aprobación de tres ministros. De aprobarse el proyecto tal y como está, esto podría ser invocado por un tribunal ordinario, en muchos casos de competencia común, para que se resuelva terminar con la huelga sin audiencia previa ni forma de juicio, ampliando por ende las herramientas para neutralizar la movilización sindical.

5) Consideramos necesario no avanzar en la burocratización y judicialización de la negociación colectiva. En el proyecto de reforma se complejiza aún más la negociación colectiva, se crean nuevas etapas y se promueve una excesiva intervención de la Dirección del Trabajo, llenando de obstáculos la acción sindical.

6) Es a todas luces nefasto para una democracia moderna el criminalizar la acción sindical en el marco de que esta representa una herramienta legítima para la defensa de los derechos laborales de los trabajadores y trabajadoras de Chile. El actual proyecto considera la huelga como una etapa indeseable de la negociación colectiva y no la reconoce como lo que es, un derecho fundamental de los/as trabajadores/as. Las restricciones a la labor sindical tales como, sanciones de desafuero a los/as dirigentes/as cuando su labor se considere abusiva o suponga “fuerza física o moral” se presentan como herramientas para perseguir a aquellos y aquellas que trabajamos para defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras. 

7) Como trabajadores/as pertenecientes a labores y servicios catalogados como de primera necesidad, como es en el caso de aseo, extracción y disposición final de residuos sólidos domiciliarios (recolección de basura), inmersos en su totalidad en el sistema de subcontratación; creemos que esta reforma no toca ni modifica esta cultura importada desde el exterior, cultura que tiene sometido en su totalidad a nuestra clase trabajadora y ciudadanía en general. 

8) Finalmente instamos al gobierno a abrir espacios de real participación para los trabajadores y trabajadoras de Chile, con el fin de generar una reforma laboral que efectivamente avance hacia equilibrar la balanza en el mundo del trabajo y superar la situación de precarización y desprotección que los trabajadores y trabajadoras de Chile sufrimos todos los días.

Federación Nacional de Recolectores de Chile (FENARCHI)
Sindicato de Aseo y Ornato de la Municipalidad de Valdivia
Sindicato de Aseo y Ornato de la Municipalidad Mafil
Sindicato de Aseo y Ornato de la Municipalidad Paillaco
Sindicato Demarco Los Ángeles
Sindicato CTS Talca
Sindicato Nº1 Mercurio Talca
Sindicato Servitrans de Punta Arenas.