Publicado el 2 de junio de 2016

Ciudadanía valdiviana impugna nuevo Plano Regulador Comunal.




 
Durante la mañana de hoy dirigentes vecinales, profesionales y estudiantes agrupados en la Red Ciudadana por los Humedales Urbanos, se presentaron en Contraloría para realizar una impugnación al nuevo Plano regulador de Valdivia, el que se encuentra en su etapa final de tramitación antes de ponerse en vigencia.

Entre las motivaciones de dicha acción, Jaime Rosales, dirigente y vocero de la red, nos comenta que “Creemos que esta hecho de una manera en que se desconoce el patrimonio ambiental de la ciudad de Valdivia, el municipio teniendo los instrumentos legales para tomar medidas efectivas para la protección de estos espacios, los desconoce y los deja desprotegidos con este nuevo Plano Regulador” mientras que Felipe Guerra, Abogado participante de la red, sostiene que esto es gravísimo “considerando el masivo deterioro de humedales por parte de privados que están rellenando, contando con la indulgencia, la nula preocupación y la falta de acciones de los órganos de administración del Estado”.

A falta de un catastro actual de humedales, la Red Ciudadana por los Humedales Urbanos cuenta con las denuncias de rellenos de humedales que han realizado los y las integrantes de esta agrupación, no obstante el Municipio se ha visto emplazado a realizar un catastro en conformidad a la actual Ordenanza Municipal de Humedales, fruto de la movilización ciudadana, donde se establece además, una mesa técnica de coordinación entre servicios públicos, el municipio, ONG´s y los privados.

No obstante la reciente puesta en marcha de la Ordenanza,  es el Plan Regulador Comunal el principal instrumento de planificación urbanística del Municipio, donde actualmente se están modificando las tipificaciones con las cuales se consideran las zonas de humedales. Esto significa que si en el antiguo Plano Regulador los humedales eran considerados, en su mayoría, como Áreas de Protección de Recursos  de Valor Natural, actualmente tras la tramitación del Plano Regulador, ha sido revertida esta figura, transformando las zonas de humedales y bosques urbanos en Zonas Habitacionales o en Zonas de Riesgo por Inundación. Estos antecedentes mostrarían la orientación de la Municipalidad “Con este nuevo Plano Regulador, se está indicando la inclinación del municipio ante las empresas inmobiliarias, a las cuales les ajusta un Plano Regulador a la medida, mientras que a la ciudadanía se le entrega una Ordenanza ineficaz y de mucho menor valor a la hora de proteger los humedales de la ciudad”, añadió el vocero de la agrupación ciudadana, además , Felipe Agrega que “el municipio se ha visto sin disposición para conversar más allá de la ordenanza, el cuál es un instrumento ineficaz para proteger los humedales, siendo que el instrumento adecuado es el Plano Regulador, y no ha habido interés del municipio por conversar sobre este”

Por otra parte, el nuevo Plano Regulador incurriría en la ilegalidad, debido a que no se ajusta a la Ley de Bosque Nativo, a la convención Ramsar y al Código de Aguas. En la Ley de Bosques Nativos se establece la conservación de estos, mientras que en el Código de Aguas se establece que los causes de agua no pueden ser modificados, siendo que los humedales son cauces naturales de agua. En este sentido, son varias las instituciones públicas que participan de las definiciones que afectan a los cauces naturales, en este caso humedales urbanos, como la Seremía de Bienes Nacionales. A su vez, la Dirección General de Aguas y la Dirección de Obras Hidráulicas tienen facultades para fiscalizar las intervenciones de los cauces naturales, lo cual no han realizado.  Al respecto Felipe Guerra afirma que “permanentemente  se han declarado incompetentes para resolver el tema, siendo que los cauces naturales no pueden ser intervenidos por urbanizaciones, eso lo dice la Ley Orgánica del Ministerio de Obras Públicas, y eso hasta el momento no se ha aplicado”, además el abogado participante de la red ciudadana concluye que “si el Municipio quiere sentarse a dialogar, debe partir de la base de que los ecosistemas de  humedales existen y por tanto hay que asumirlos y reconocerlos porque son parte de los cauces naturales de los ríos”.