Publicado el 26 de julio de 2016

Declaración pública a un año del asesinato de Nelson Quichillao

"Declaración pública a un año del asesinato de Nelson Quichillao"

Fotografía|  www.elmostrador.cl

Este 24 de julio conmemoramos el asesinato del compañero Nelson Quichillao a manos de las fuerzas de represión del Estado, en el contexto de la lucha de los trabajadores subcontratados del cobre. En esta triste fecha recordamos que aquella bala que apagó su vida provino de la voluntad del empresariado y del Estado cómplice, que quiso como tantas otras veces, acallar la legítima voz que levantan trabajadores y trabajadoras contra la explotación y el robo del cual son víctimas. Pero sabemos que ni el asesinato ni el miedo que intentan infundir, serán efectivos, porque el ejemplo de Nelson es espíritu, porque su lucha continúa, y porque los trabajadores y trabajadoras no darán pie atrás y serán la fuerza que levantará un nuevo Chile.

Habiendo transcurrido ya un año de la triste partida de Nelson, nada ha cambiado: la subcontratación sigue siendo un mecanismo de precarización laboral que afecta a miles de chilenos y chilenas, la Reforma Laboral ya ha demostrado ser un retroceso en muchos aspectos y mejor ni hablar de la miseria a la que estamos condenados una vez terminada nuestra vida laboral.

Nelson Quichillao representaba fielmente al militante social que, con clara consciencia, se movilizaba sin dudarlo en la lucha por derechos y contra una sociedad de privilegios. Construir unidad en la base en torno a un programa de cambios profundos es la mejor forma de honrar su ejemplo y su memoria. Aun no se hace justicia por el vil asesinato ocurrido hace un año en las tierras del Norte Grande de nuestro país. La justicia militar sigue siendo un refugio de impunidad que debe terminar.

Sabemos que en este contexto la organización de trabajadores y trabajadoras es la mejor herramienta para conseguir nuestra dignidad, además sólo la solidaridad en la lucha nos permitirá avanzar en condiciones más justas, salarios y pensiones dignas, negociación colectiva asegurada y por rama productiva, además de derechos sociales propios de un Estado Garante, en contra del actual Estado Subsidiario y persecutor, cuyo único fin es contener y reprimir las legitimas luchas, asegurando la acumulación del empresariado, un Estado administrado por los ladrones de siempre financiados directamente por quienes benefician.

Hoy con el ejemplo de Nelson Quichillao, Rodrigo Cisternas, Marco Antonio Cuadra, Juan Pablo Jiménez, seguiremos levantando la voz y los puños. Por que quien muere por el pueblo vive para siempre, en la calle otros tomaran sus banderas y correrán a buscar la libertad, porque la lucha sigue, las balas no pueden detenerla, creemos firmemente que es la voluntad del pueblo, de trabajadores y trabajadoras, estudiantes y pueblos originarios, la que prevalecerá en contra de aquellos que creen que pueden tenernos prisioneros para siempre.

¡Exigimos justicia!
Compañero Nelson Quichillao ¡Vives en l@s que luchan!