Publicado el 23 de julio de 2016

Formarse para vencer: extraordinaria Escuela de Formación Política organizada por el Pensar Chiloé

Exitosa Escuela de Formación Política se realiza en Castro, organizada por la plataforma de organizaciones sociales Pensar Chiloé, en la Escuela Teresa de Los Andes.
Mural UMLEM, Castro

El encuentro se realizó entre los días jueves 14 y sábado 16 de julio, y tuvo como objetivo ser un aporte pedagógico en cuanto a las principales temáticas que debe manejar la población organizada para continuar fortaleciendo el movimiento social isleño. 


En palabras de una de sus organizadoras, Camila Cabrera, “nace de uno de los pensares como instancia necesaria para que todos entendamos lo mismo, o qué es lo que vamos a entender, cómo lo vamos a trabajar, qué acciones se van a tomar. Por eso es que se decide hacer una escuela de formación política, más allá de política partidista o algo así, es organizar y unificar ciertos criterios de lucha, lineamientos generales claros para todos, porque independiente de la trinchera en que uno este el objetivo es el mismo. 

Nicolás Gutiérrez, profesor y organizador, nos cuenta acerca del funcionamiento de la plataforma: “el Pensar funciona bajo los parámetros de una convergencia de diversas organizaciones, y al funcionar con ese ejercicio, la organización como tal de los encuentros, o de la escuela en este caso, va dependiendo de la comuna donde se vaya a realizar . Ya son más de tres años donde se viene trabajando con esta plataforma, ha habido encuentros en cuatro o cinco comunas del archipiélago, y las organizaciones de la comuna en donde se desarrolla son quienes toman la organización de llevar acabo esta actividad”.

Es en febrero del presente año que se le mandata a la comisión de educación del Pensar realizar una escuela de formación. A medida que transcurría el primer semestre del año, los integrantes de dicha comisión se reunieron para debatir en cuanto a las temáticas y potenciales expositores de la jornada. Es cuando concluyen que los puntos a trabajar deben ser territorio e identidad histórica, prácticas de comunicación popular, experiencias de organizaciones campesinas y rurales, así como también técnicas de arte propagandista.


El primer día de la jornada comenzó con una bienvenida introductoria a la escuela, para luego dar paso a una dinámica basada en el contacto corporal. M. Teresa Rodriguez (actriz), coordinadora de esta última, nos cuenta un poco acerca de su propuesta: “principalmente, ver el cuerpo como nuestro primer territorio. Lamentablemente esta sociedad y el capitalismo han frustrado hasta nuestro cuerpo. El hecho de mirarnos a los ojos, de tocarnos, de abrazarnos, principalmente mirarnos a los ojos es uno de los primeros actos de la comunicación”.

“Poder tener la confianza de compartir con un grupo de personas, aunque no los conozca, y a través de ese primer contacto, que es el más primitivo, recuperar nuestra autonomía corporal, perder el miedo a la vergüenza. Porque vivimos en una sociedad terriblemente castigadora, donde, por ejemplo, mover la pelvis siempre se relaciona a temas sexuales, o ponerse un compañero atrás y otro adelante genera morbo.”

Luego, se dio paso a la primera clase de la Escuela. Cabe destacar que estas tuvieron una dinámica dialógica, es decir, se fomentó el debate por sobre todas las cosas. Fueron Álvaro Montaña (geógrafo) y Víctor Bahamonde (historiador) los encargados de abrir y problematizar la situación de la provincia en cuanto su territorio e identidad, respectivamente.

Es el segundo quien abre de mayor forma la discusión en torno a quien es el sujeto -cuáles son sus principales intereses- llamado a producir las transformaciones en el archipiélago. Según este, si existe algo que define a la población isleña es su carácter costero, debido a que históricamente en promedio no ocupo más de 100 metros de tierra. Esto hasta 50 años atrás, momento en el que las distintas tecnologías, tales como el ferrocarril, las carreteras y los locomóviles avocados a depredar el bosque transformaron drásticamente el paisaje.

En su exposición afirma que “…estamos afectando nuestro territorio, porque ya desintegramos la comunidad estamos teniendo las transformaciones que hoy día vivenciamos. Entonces, ¿que necesitamos para eso? No solo definirnos como comunidad, sino también definir qué territorio queremos para vivir. No solamente para defender o conquistar, sino el dónde nosotros queremos vivir.”


Más tarde, Cristina Soto, Presidenta de la Agrupación de Jóvenes Campesinos de Ancud, expuso el trabajo y los avances de la agrupación, momento en el que surgió un debate en torno a la temática de género, principalmente sobre la pertinencia de organizaciones exclusivamente de mujeres. Al respecto, Benavides, destaca que “varias de las cosas que se conversaron incorporaron el tema del género, lo cual es altamente político y nunca se había comentado o nunca se le había dado la relevancia que implica”.

En la tarde le tocaría el turno al Diario La Cuenca News, periódico porteño que surge a pulso por parte de los vecinos y organizaciones residentes dentro de los límites de los cerros Yungay, San Juan de Dios, La Loma, Cárcel, Panteón y sus alrededores. Patricio Cabello, profesor de la PUCV, junto con Diego Álvarez, estudiante de sociología en dicha casa de estudios, fueron los encargados de coordinar un taller sobre periodismo ciudadano que se dividiría en dos sesiones, jueves y viernes en la tarde.

En entrevista con Álvarez, considera el derecho a la información “es una de las luchas principales a dar como sociedad civil, como pueblo, en el contexto que lo quieras. Porque, así como están los recursos naturales tan cooptados por un grupo de personas, este mismo también tienen cooptada la opinión de los diferentes medios. La única forma de luchar contra eso es diversificar las opiniones y ponerlas en tensión”.


Paralelo a ello, ambos días se realizaron talleres sobre otro tipo de herramientas de la comunicación: serigrafía, esténcil y muralismo. Es esta última técnica la que se da cita por segunda vez en un encuentro del Pensar a traves de la UMLEM Valdivia. La primera dio como resultado el icónico mural que reza “Pensemos el mundo desde Chiloé, no Chiloé desde el mundo”, frase que condensa gran parte de las ideas que darían origen a la escuela. Claudia Pontjgo, integrante de la unidad muralista, afirma que "la relevancia de esta (técnica) es principalmente visibilizar la capacidad que tienen las comunidades de reapropiarse de sus espacios, de resignificarlos y pensarlos en función de su fortalecimiento".

"La práctica del mural la consideramos una herramienta que se encamina en este sentido; tomamos nuestros muros y los hacemos espejo de nuestros anhelos, necesidades, e identidades. Un ejercicio colectivo, donde la comunidad es quien informa, y no los medios tradicionales que acallan y distorsionan nuestras más sentidas pretensiones."

El día viernes en la mañana dimos paso a la realización del taller práctico audiovisual coordinado por nosotros como medio. La experiencia fue gratificante. La principal interrogante durante la exposición fue en relación a la pertinencia del soporte comunicacional al momento de crear un medio. El asunto es trascendental y el archipiélago posee su particularidad al respecto, pues conversando con dos grandes del Pensar, Nicolás y Camila, me comentan que, primero, la mayoría de la población isleña es de carácter rural y segundo, la mayoría se informa a través de la radio. No obstante, agregan que los celulares inteligentes se han tomado los hogares chilotes, por lo que actualmente se vivencia una cambio generacional entre distintas prácticas y costumbres informativas. Y tú, chilote/a ¿qué opinas al respecto? ¿Qué opina tu familia? Preguntas importantes para las tareas comunicativas del mañana.

Continuando con el itinerario, Carmen Barría, antropóloga y Directora Académica de la Escuela Superior Campesina Curaco de Vélez, dio cuenta de la casa de estudios que en menos de un mes más dará inicio a sus clases por primera vez. La iniciativa tiene sus orígenes en la experiencia educativa Escuela Águila Azul, iniciativa también autogestionada pero en tiempos dictatoriales. Carmen explica que el objetivo de la escuela es “preparar a jóvenes adultos del mundo campesino en la formación del trabajo autónomo, pensamiento crítico, dialogo de saberes y organización ambiental, esas son las raíces por las cuales se creó la carrera de desarrollo rural y planificación local”.

“Principalmente buscamos un proceso de transformación de la educación que nosotros vamos a entregar como una herramienta para fortalecer el trabajo autónomo, en el sentido de que nosotros buscamos que los jóvenes que salgan de la escuela y de la carrera de desarrollo rural sean capaces de organizarse con sus vecinos, con su comunidad, y generar alternativas económicas y productivas para un bien común en su comuna y territorio.”


El día sábado tuvimos la visita de Juan Andrés Curumilla, tesorero del Sindicato Mar de Todos Marichiweu, quien nos contó acerca del enriquecedor trabajo que llevan como trabajadores organizados. En un principio comenzaron siendo 28 trabajadores, entre recolectores/as de orilla y buzos apnea, pero ahora estiman llegar a su próxima reunión con entre 80 y 100 afiliados.


Además, otra de las temáticas que abordo en su presentación fue la representación política institucional. Curumilla opina que no es la política quien se alejó del pueblo, sino al revés. Consultado por la relación entre la lucha en la calle y en las instituciones, comenta que “la veo muy positiva, porque si tú vas a tener un cargo que sí es representativo, básicamente lo primero que tienes que hacer es conocer a tu gente (…) No podemos pensar que estas personas por ser autoridad van a salir de la élite tradicional política de Chile, y no de las bases sociales como debería ser”.

Agrega que “es importante que el pueblo se empodere, llegar a tener representantes en la cámara baja, alta y, primeramente, claro, en las alcaldías; y por qué no en un gobierno central sacando un presidente del pueblo en un tiempo ojalá no muy lejano”.

Finalmente, la última actividad en la que pude participar antes de retornar a Valdivia fue la abocada a resumir las distintas posturas y propuestas de los participantes. Nos dividimos en cuatro grupos para poder dialogar y plasmar nuestras iniciativas en un papelógrafo, y así luego exponerlas ante los demás; ello con el fin de fijar lineamientos generales de trabajo territorial.

Doy las gracias por la hospitalidad entregada por dos grandes compañeras de lucha, me refiero a Camila y Mayan: ¡son lo más! Quedo al debe con varias entrevistas, como a Cristina Soto y a Álvaro Montaña. Pero ya habrá tiempo, lo juro. Así como también espero volver a la tierra de brujos para continuar constatando y difundiendo el empoderamiento del pueblo chilote. ¡Arriba lxs que luchan!