Publicado el 10 de julio de 2016

Oposición a represa en Rio Bueno reúne a diversidad de actores sociales de la región.






Este sábado 9 de Julio, diversidad de agrupaciones, comunidades y ciudadanía en general, se reunieron en la plaza de Rio Bueno para expresar su descontento ante instalación de central hidroeléctrica en la Zona.

La represa propiedad de Atiaia Energía se construiría en el sector de Cachillahue y pretende generar 110 MW, el doble de la represa a instalarse en el río Pilmaiquén. Todos los ríos de la zona convergen en el Río Bueno, por lo tanto una represa afectaría la dinámica hídrica de diversidad de sectores, generándose inundaciones en sectores aledaños a cursos de agua, cambios de cauce, afección al micro clima del  río, afectando a especies de flora y fauna además de ser una agresión a las comunidades mapuche que hacen uso del río de forma ancestral. En palabras de Cristian Yankoman, director de la Agrupación de Defensa del Rio Bueno, “este es un proyecto que no beneficia a todos, no está pensado para la comunidad, está hecho para empresarios extranjeros, ya que se está haciendo uso descontrolado de nuestros recursos hídricos para satisfacer una demanda energética en minería, y también exportar energía, no beneficiando en ningún caso a la ciudadanía”, además el dirigente agrega que: “Nuestra intención de reunirnos fue el manifestarnos en rechazo de esta represa y organizarnos como comunidad río buenina, viéndonos las caras entre agrupaciones de Río Bueno y también de otros sectores como Los Lagos, Valdivia, Lago Ranco, sindicatos y comunidades mapuche”.
 
En efecto, a  la convocatoria acudieron las comunidades mapuche del sector entre las que se encontraban la comunidad Antu de Cayuruca, Trafquín de Pindaco y  Newen Che Mapu del sector de La aguada. Estas se sumaron en señal de unidad en la defensa del Río Bueno, y  así lo manifestó el Longko Luis Huinquimilla: “Quisimos estar como pueblos Huilliches del territorio para potenciar el trabajo de la organización de defensa del Río Bueno, ya que nosotros como mapuche hemos estado validando nuestros ríos ancestralmente”

Las comunidades de la zona utilizan regularmente el río para sus actividades de carácter religioso y de fomento de la lengua y la cultura en los establecimientos educativos de la zona, entre otras actividades de defensa del río, entre los cuales se encuentra un acto masivo realizado el 26 de febrero de este año.

En la cultura mapuche, el Río Bueno juega un papel de importancia en la vida religiosa de las comunidades, siendo a través de este que las almas de los fallecidos transitan hacia el mar, donde esperarían su ingreso en el Wenu Mapu o en algún otro plano de la cosmología mapuche, por lo tanto, a juicio del Longko, una represa que detenga el flujo natural del agua dejaría a todos los fallecidos mapuche del sector penando eternamente.  

Además de este aspecto, Huinquimilla enfatiza en otras razones de importancia para el resguardo del río, como lo es la soberanía sobre nuestros recursos naturales: “Es muy importante que este río además vuelva a pertenecer a todos los chilenos, ya que actualmente las aguas están bajo régimen de propiedad privada, siendo quienes compran los derechos de agua los dueños del agua reconocidos ante la ley,  cuando en realidad somos nosotros los dueños del país, no las empresas. Cuando la ciudadanía entienda eso, la lucha será más poderosa

Finalmente, entre los desafíos que asumen las organizaciones adheridas a la actividad, se encuentra  fomentar la convergencia entre los diversos actores que hoy luchan por la defensa de los ríos de la región, dándole masividad a este movimiento. “Nuestro desafío es agrupar e informar a la ciudadanía para que esta se empodere sobre sus recursos hídricos”, sintetiza Cristian, mientras que Huinquimilla reafirma el compromiso de  siempre estar presentes en la defensa de nuestro ngen Wenuleufu  (espíritu del territorio asociado al río”