Publicado el 21 de julio de 2016

Organizaciones políticas y sociales rechazan instalación de salmoneras en Los Ríos

 DECLARACIÓN PÚBLICA

             Las organizaciones políticas y sociales abajo firmantes, manifestamos nuestro total rechazo a la instalación en la Región de los Ríos de nueve centros de engorda de salmones a nombre de la empresa Cultivos Marinos Lago Yelcho SpA, actualmente en proceso de evaluación ante el Servicio de Evaluación Ambiental de nuestra región.

              Las instalaciones que pretenden instalarse en las comunas de Mariquina y Valdivia son parte de una industria que no solo tiene un amplio prontuario  de agudos impactos ambientales en la columna de agua, fondo marino y ecosistemas acuáticos en la zona sur austral de nuestro país, sino que además también se ha caracterizado por presentar prácticas laborales abusivas con sus trabajadores y trabajadoras, una alta tasa de accidentabilidad laboral y un conjunto de interacciones negativas con otros usuarios del borde costero, como lo son la pesca artesanal y las comunidades indígenas.

              Nuestra oposición a estos proyectos, además del evidente daño socio-ambiental que generarían al iniciar sus operaciones, se funda en que los consideramos una expresión patente del modelo productivo extractivista imperante en Chile. La industria salmonera ha sido constantemente subsidiada con fondos públicos por parte de todos los gobiernos desde la vuelta a la democracia, favoreciendo únicamente a los grupos económicos del Chile neoliberal, y dejando una estela de pobreza, degradación ambiental y dependencia económica que solo puede llevar a conflictos socio-ambientales como el que observamos recientemente en Chiloé.

              Además de manifestar nuestra oposición a los ya señalados proyectos acuícolas, anunciamos que, independiente de la resolución del SEA, nuestras organizaciones nos mantendremos alerta frente a futuras intenciones de instalar este tipo de proyectos en nuestra región y trabajaremos en conjunto con la ciudadanía para desarrollar un modelo de desarrollo alternativo al extractivismo, que desde la participación democrática de la ciudadanía, la soberanía alimentaria, el respeto a los usos ancestrales y el uso racional de nuestros recursos naturales nos permita administrar como sociedad el bien colectivo que significa la riqueza marítima de nuestras costas.

El mar es un bien colectivo y su defensa es tarea de todos y todas

Izquierda Libertaria
Revolución Democrática
Unión Nacional Estudiantil
Fundación Crea
Izquierda Autónoma