Publicado el 22 de diciembre de 2016

Antropólogo denuncia falsificación de su firma en informes de salmonera

El pasado 15 de diciembre el antropólogo Jaime Hernández denunció la falsificación de su firma en informes del proyecto de 9 centros de engorda de salmonideos al noreste de Morro Bonifacio. Esto en la tercera Adenda Complementaria enviada al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) por parte de la Consulta de Asesoría Ambiental PGP.

Posición de los 9 proyectos de pisiculturas ingresados por la empresa Cultivos Marinos Lago Yelcho SpA. Figura confeccionada a partir de datos del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA). http://www.sea.gob.cl/

Jaime relata que fue contactado por la consultora PGP para realizar un estudio para la empresa Cultivos Marinos Lago Yelcho de dos etapas: en primer lugar, hacer el levantamiento de información acerca de las comunidades lafkenches del borde costero de la región, esto para complementar la información en respuesta a las observaciones de servicios públicos de la última adenda. En segundo lugar, hacer revisión del informe final que se entregaría al SEA.

“Contacté a estas comunidades en las primeras semanas de septiembre y empecé el levantamiento de información que luego entregué sistematizada para que sea agregada a los informes. La revisión nunca sucedió ya que me convocaron en un tiempo muy acotado, inaceptable para hacer un buen trabajo, tenía una salida a terreno la cual comuniqué a la consultora y le solicité la postergación de la revisión, a lo que ellos respondieron que resolverían de otro modo. Nunca supuse que el otro modo sería colocar la imagen de mi firma”.

Jaime se enteró de la situación una vez que la consultora lo contacta para que haga emisión de su boleta de honorarios por la segunda etapa del trabajo, la revisión. “Me encontré con informes de muy baja calidad, las conclusiones contradicen específicamente lo definido en el levantamiento de información, hubo una mala interpretación de los datos”.

Lo que explica, una vez sistematizada la información, es que hay una cultura que vive del mar y del uso de productos, no solo en términos de obtener recursos del mar, sino que también ocuparlo para abono, como el cochayuyo, algas, o las conchas de las que se obtiene la cal. Algunas concesiones tienen una solicitud de espacios que están a menos de 50 m de distancia de las áreas de manejo de recursos bentónicos de varios sindicatos y agrupaciones lafkenche. Además, hay un intercambio histórico con las comunidades del valle y la cordillera, entonces hay una trashumancia de la cordillera al mar que es de la lógica propia de la cultura mapuche. 

“Cualquier empresa puede solicitar autorización para desarrollar un proyecto, el tema es que se haga de manera adecuada y respetando tanto las leyes como el entorno. En este caso hay un delito de falsificación. Me parece que esta cuestión no debe quedarse en lo privado, ya que afecta a un sistema público, se está demostrando la vulnerabilidad del sistema de evaluación de impacto ambiental, el cual podría ser más cauteloso sin complicaciones ni grandes gastos en tecnología, los mecanismos existen, como la firma electrónica que hoy se usa de manera cotidiana.” agrega el antropólogo. 

La conclusión del informe que Jaime habría esperado leer es una identificación del riesgo para la salud humana, al estar tan cerca de los centros de cultivo de salmones. “Estos utilizan alimentos concentrados que tiene una serie de hormonas y productos químicos que son dañinos dada su alta concentración. Degrada el medio ambiente, sobretodo el fondo marino, los mariscos que son filtradores, las algas, etc. Podría haber un accidente, a pesar de los mecanismos de control. Lo que dice los informes es que no hay posibilidad de afectación humana debido a los mecanismos de control, pero eso no lo puede determinar un antropólogo”, agrega.

El antropólogo mandó una segunda carta con más antecedentes a director del SEA y solicita que incorpore en los documentos la carta anterior y la nueva al proceso que se está siguiendo y le solicita que al conocer este delito lo denuncie en la fiscalía. En tanto, el Servicio de Evaluación Ambiental recomendó rechazar el proyecto ya que se determinó que efectivamente no cumple con la normativa ambiental.vigente y que no logra descartar la generación de efectos adversos sobre el territorio.

ANTECEDENTES

La industria salmonera ha sido subsidiada con fondos públicos desde el tiempo de la dictadura, siendo que es una amenaza al ecosistema por la alta contaminación y degradación ambiental que genera en el fondo marino y ecosistemas acuáticos, siendo también un impacto negativo para la pesca artesanal, la vida cotidiana de las comunidades y el medio ambiente, razones centrales de los conflictos socio-ambientales que se presentan actualmente.

El 22 de julio de este año se realizó a una manifestación en respuesta al proceso que estaba llevando a cabo el SEA. Fue convocada por organizaciones como el Consejo de Defensa de la Costa, el Comité de Defensa Lafkenmapu y comunidades Lafkenche de la zona, debido a que luego del ingreso de los proyectos el día 5 de Noviembre de 2015 mediante la figura de Declaración de Impacto Ambiental (DIA) no hubo participación ciudadana ni consulta indígena, pese a que esta fue solicitada por organizaciones sociales y comunidades indígenas los primeros días de septiembre del 2015, revisa la nota que realizamos en Bagual aquí

Ante ello, Patricio Alarcón, presidente del Consejo de Defensa de la Costa, indicó que “nos manifestamos ante la autoridad política ya que consideramos que ese proyecto no concuerda con la estrategia regional de desarrollo, es incompatible con este territorio y además, hay una resolución de la Comisión Regional de Uso de Borde Costero que en enero del año pasado rechazó entregar concesiones de esta naturaleza a empresas de engorda de salmones. Todo esto sumado a que no hubo participación ciudadana ni consulta indígena”.

Patricio argumenta que el proyecto de cultivo de salmones no va a ser retirado hasta que no se aplique la macrozonificación del borde costero -estrategia de desarrollo que determina la producción óptima de un territorio-, instrumento que está en su etapa final, que ya fue revisado por la comisión de medio ambiente y que podría quedar resuelto en los primeros meses del año, en ese escenario el proyecto quedaría fuera de contexto. 

Por otro lado, la Consultora PGP, liderada por la ex directora del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) Pamela Godoy quien dejó su cargo en junio del 2015, anunció a través de una declaración que tomaría acciones legales contra el antropólogo, esperando que se iniciara una indagación sobre posibles vínculos entre él y las comunidades, lo cual podría estar generando un eventual conflicto de interés.