Publicado el 26 de abril de 2017

Alianza del Puelwillimapu inicia ciclo de foros sobre impactos socioculturales de las hidroeléctricas de pasada

Autoridades ancestrales, dirigentes e investigadores se reunieron para realizar el foro “Impactos socioculturales de las centrales hidroeléctricas de pasada en territorio Mapuche–Huilliche”, el cual se llevó a cabo hoy en la Universidad Austral y fue organizado por la alianza de las comunidades de las cuencas de los lagos Maihue y Ranco.


El objetivo fue dar a conocer a fondo las características del conflicto que aqueja a dichas comunidades debido a los proyectos mineros, de centrales hidroeléctricas y piscicultura ya instalados, y a los proyectos que están en proceso de evaluación. Para esto se presentó la visión de mundo del pueblo Mapuche contrarrestado con los temas jurídicos y legislativos a los que se enfrentan.

La conversación fue dirigida por la Lonko Juana Cuante, de la localidad de Pitriuco, quien estuvo acompañada del Lonko José Antonio Panguilef, Gladys Quintul -ambos del sector de Rupumeika, comuna de Lago Ranco- la investigadora Sara Kelly y el artista Julio Muñoz.

El hecho fundamental de por qué se deben proteger los ríos, desde la cosmovisión Mapuche, es que estos canales son las vías por las cuales se realiza el tránsito de cordillera a mar de todas las comunidades aledañas a sus aguas. En palabras de Gladys, los proyectos que pretenden instalar obstruirán su espiritualidad y ritos, la comunicación entre localidades, su fuente de alimentación y vía de transporte.

“Si se alteran los ríos, nosotros no podemos ni siquiera morir tranquilos, ya que nuestro viaje por el agua, un viaje sagrado, se verá obstruido. No entienden que la pérdida de territorio supone una pérdida de espiritualidad, lo que lleva a perder nuestra cultura”, recalcó Gladys Quintul.

A pesar de las 4 horas de viaje, los dirigentes seguirán realizando este tipo de charlas en Valdivia y alrededores. “No tenemos miedo de caminar, de bajar 4 horas en bus hasta Valdivia, de seguir defendiendo nuestro territorio y nuestra cultura”, destacó el Lonko.

Proyectos que no contemplan el impacto sociocultural

Durante la exposición se recalcó la importancia de la regulación ante los proyectos y la correcta implementación de un diseño que se adapte al entorno. Esto ya que no se tiene en cuenta el impacto acumulativo al tener más de una central en una misma cuenca.

Ejemplos de malas gestiones son la central de Riñinahue, donde se empezó la construcción de la central sin consulta ciudadana, o las pisciculturas que no cumplen con un correcto tratamiento del agua. Es por ello que la alianza ya hizo envío de una carta al intendente sobre situación específica de Florín e Hidroriñinahue, esto bajo el convenio 169.

Por su lado, Sara Kelly, geógrafa, investigadora y académica de la Universidad de Arizona, realizó una detallada exposición sobre la implementación de las hidroeléctricas de pasada, las cuales son catalogadas como nueva fuente renovable, a pesar de que se demostró que igualmente puede producir un impacto sociocultural considerable. 

Este tipo de proyectos, si bien usa menor cantidad de agua a través de un canal para producir mayor energía, logra tener un impacto igual o mayor que una central convencional si no se regula de manera apropiada, teniendo en cuenta su interacción con el entorno.

Finalmente, l
os dirigentes dejaron abierta la invitación a acercarse, iniciar el diálogo, conocer e indagar sobre este tipo de problemáticas, apoyar este tipo de actividades, ya sean foros o marchas.