Publicado el 10 de noviembre de 2017

Comunidad Humedal celebra desestimación del proyecto de ampliación de celulosa Arauco en Valdivia

Dirigentes de las comunidades mapuche cercanas a la empresa, al salir de la reunión en el SEA.

Las comunidades afectadas por la celulosa Arauco insisten en que deben aplicar medidas de reparación y fiscalización, porque la contaminación aumenta a diario y se ven cada vez más afectados

Durante la mañana del día martes 7 de noviembre la Comunidad Humedal, organización quereúne a 52 comunidades en torno al Santuario de La Naturaleza del Río Cruces, presentó su preocupación por el proyecto “Modernización Ampliación Aserradero Valdivia”, de la empresa Arauco S.A. ante el director regional del Servicio de Evaluación Ambiental, Jaime Moreno Burgos, además de dirigentes y comuneros mapuche. 

El proyecto, según lo presentado por la misma empresa, contempla la ampliación de las actuales instalaciones del Aserradero Valdivia, incrementando su capacidad de procesamiento promedio anual de madera desde 840.000 m3ssc/año (rollizos sólidos sin corteza) actuales, a un promedio anual de 2.100.000 m3ssc/año). También se considera la instalación de una nueva caldera para la producción de vapor saturado para el autoconsumo del Aserradero Valdivia.

Frente a esto, las comunidades manifestaron su preocupación sobre el proceso de evaluación de un proyecto de esta envergadura e informaron sobre las consecuencias negativas que atrae la empresa en sus comunidades. Por ejemplo, señalaron tener problemas con sus animales, siembras, humedales, contaminación sonora y graves enfermedades respiratorias. 

Sin embargo, durante la mañana recibieron la noticia de que la empresa desestimó su proyecto, lo que valoraron positivamente. Agustín Antillana, de la comunidad mapuche Antumapu, asistió a la reunión en representación de su comunidad y señaló que buscan llegar a un acuerdo para mejorar la calidad de vida de las personas que viven cerca de la empresa y agregó que ésta contamina en un radio de 25 kilómetros alrededor. “Nosotros estamos buscando definir que  no se vulneren nuestros derechos como comunidades indígenas. Lo que estamos pidiendo es una consulta indígena a las comunidades. A través del convenio 160 tenemos un respaldo para solucionar nuestra situación y se debe respetar.No sabemos si volverán a presentar el proyecto pero esperamos que no, porque solo aumentarán nuestros problemas”. Cabe considerar, que hay muchas comunidades que habitan en terrenos más cercanos a la celulosa, y por lo tanto, sufren aún más las consecuencias de la contaminación.