Publicado el 21 de septiembre de 2011

Conflicto estudiantil: Escenario nacional y local

Salimos del fin de semana largo en celebración de una suerte de unidad histórica y territorial que es bastante cuestionable (tema que ciertamente requiere ser tratado en otro artículo) y entre tanta jarana nos encontramos despabilando en un escenario del conflicto estudiantil con algunas sorpresas no tan sorpresivas.

Frente a la intransigencia del gobierno de aceptar el piso mínimo requerido por los estudiantes para sentarse a conversar, surgió el repudio de estudiantes universitarios, secundarios y el colegio de profesores entre otros. Ahora post 18, se suman a la ola de "conscientes" la oposición que ha declarado hoy martes 20 de Septiembre que no tramitará proyectos si el gobierno no acepta peticiones de estudiantes. Pucha que son buena onda, parece que se les olvidó que por 20 años se cagaron reprimiendo a los estudiantes y perfeccionando el modelo neoliberal de educación (y de todo).

Por otro lado el gobierno ya ha empezado a anunciar tanto a nivel regional como nacional la pérdida del año escolar para los estudiantes secundarios que llevan más tiempo movilizados. Algo así como 70.000 estudiantes que ya habrían repetido por no inscribirse en el plan salvemos el año escolar. El clima apocalíptico impuesto por el gobierno en torno a la pérdida de periodos académicos ha tomado ribetes económicos en el caso de las universidades, que en algunos casos hablan de quiebra. 

En el caso local de la Universidad Austral de Chile, dicha pataleta conllevó que esta semana comenzáramos con el anuncio unilateral de la rectoría anunciando el restablecimiento de las clases normales para este lunes 26 de septiembre en pos de "mantener la viabilidad académica y financiera de la institución". La razón por la cual Cubillos se pasó por la raja un acuerdo establecido la semana pasada con integrantes de la FEUACH, donde se estableció no tomar medidas resolutivas por ahora, se debería a un déficit de $5.799.711.000 en aportes fiscales que presentaría la corporación, debido al paro académico sostenido por los estudiantes de la UACh.

Es a través de este régimen del terror que el gobierno ha logrado enfrentar a estudiantes contra estudiantes a través del amedrentamiento. Dentro de las asambleas, son ahora los estudiantes que temen perder sus beneficios los que apuntan a la desmovilización. Sin embargo raudas han emergido las suspicacias con respecto al balance financiero que expusiera la UACh. Entre las dudas que emergen se encuentra el hecho de que los fondos del MINEDUC en cuanto a becas y créditos de arancel ya deberían encontrarse en las arcas de la Universidad debido a que estos se adjudican anualmente, así como también el AFD y el AFI. De ser verdad que los fondos se entregan por remesas mensuales (a pesar de que algunos dichos universitarios asegurarían que los fondos ya están en las arcas de la U) resulta raro que el MINEDUC haya seguido entregando estos fondos hasta el mes de septiembre y súbitamente se vea impedido de hacerlo en Octubre. ¿Que van a hacer con los fondos si los estudiantes siguen movilizados?¿Pagar más expediciones para encontrar los restos de las víctimas del accidente en J. Fernández?

Como vemos esto se trata de voluntad política. El gobierno, intransigente y antipopular como lo es, se plantea aún más autoritario y déspota cortando arbitrariamente los beneficios de los estudiantes y manipulando a los rectores serviles de CRUCh para que apelen a la fragilidad financiera de sus casas de estudios con el fin de justificar la represión a los estudiantes movilizados. Es debido a este escenario que alrededor de 20 universidades de la CONFECh se encuentran hoy cerrando el semestre académico. El caso de la UACh no es la excepción, ya que su campus P. Montt se encuentra en este proceso y los de Valdivia deben deliberar en torno a este tema durante esta semana (esperemos no sigan el ejemplo de las otras universidades).

Como si fuera poco, hoy se dio a conocer que el Intendente Varas, el rector Cubillos y el General de Carabineros Jorge Constanzo se reunieron para realizar las coordinaciones necesarias para hacer efectivo el fin del paro en la UACh. La idea sería estar preparados en caso de que estudiantes intenten tomarse los campus valdivianos frente a la última jugarreta de Cubillos (¡Puta los weones malos!).

Pero evaluemos un potencial escenario en donde los estudiantes se acuerdan que en el gobierno no se puede confiar y que este hará todo lo posible por desmovilizarlos y alejarlos de sus justas demandas. ¿Realmente creen que el gobierno dejará quebrar a la Universidades solo por no hacerles llegar fondos que ya tenía adjudicados para ellas?¿Sería esto una jugada inteligente? O sea la Concerta le inyectó 450 millones de dólares de todos nosotros, y no presupuestados, a la industria salmonera cuando esta lloriqueó la carta de la quiebra. Además de esto, recordemos que es la propia autonomía consagrada a las universidades por la LOCE la que las faculta para hacer y deshacer con sus procesos académicos. Si las universidades así lo quieren pueden emitir los certificados de alumno regular necesarios para hacer efectiva la renovación de los beneficios de la JUNAEB. Si las universidades así lo quisieran podrían gestionar todos los beneficios de un año académico normal y al gobierno le bastaría un simple decreto para materializarlos. Pero la verdad es que ni los a directorios de las corporaciones,  ni al gobierno fascista, ambos llenos de empresarios, les conviene esto. A esto es lo que llaman intereses de clase compañericos

AHORA MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS LA UNIÓN DE TODOS Y TODAS AQUELLAS COMPROMETIDAS CON ESTE MOVIMIENTO, A LAS CALLES COMPAÑER@S ESTE JUEVES 22 DE SEPTIEMBRE.