Publicado el 7 de enero de 2013

Gobierno respalda cortes de ruta en el sur de Chile para validar escalada represiva

Gobierno respalda cortes de ruta en el sur de Chile para validar escalada represiva 

“Cómo no tener simpatía con personas que están temiendo por sus vidas”, dijo Evelyn Matthei, quien condenó el ataque incendiario que conmocionó al país. 

Hemos visto en innumerables oportunidades a la policía utilizar la fuerza para disipar cortes de ruta. No importa el número de personas, si la manifestación es pacífica, o si existen niños, niñas o personas mayores, mientras la manifestación altere el “orden público”, la represión se cernirá sobre los y las manifestantes. 

Hoy la Confederación de Transportes de Carga, a través de su presidente Sergio Pérez, señaló que este lunes al mediodía paralizarían las actividades en las carreteras del país en señal de duelo y “protesta contra el terrorismo porque nosotros queremos libertad para poder trabajar y crecer” precisó. En la región del Bio Bio se cortó la ruta en las cercanías del peaje Las Maicas. En nuestra región, casi 50 camiones de las asociaciones de Río Bueno y La Unión paralizaron hoy el tránsito en el cruce Los Tambores de la provincia del Ranco, sumándose así a la movilización nacional. En Valdivia, unos 25 camiones recorrieron la avenida Picarte, la principal calle de la capital de Los Ríos y llegaron hasta la Plaza de la República, para entregar una carta al intendente Henry Azurmendi. 

En estos cortes quedaron atrapados vehículos de emergencia, así como carabineros y funcionarios de gendarmería, sin embargo, la fuerza pública no solo no acudió sino que personeros del gobierno central y regional empatizaron con la manifestación, considerando que cualquier acto que condene el “terrorismo” será bien visto por el gobierno. Claramente el empresariado ha movido sus fichas para validar la escalada represiva en la Araucanía, en momentos en que se aprobó la aplicación de la ley antiterrorista y se discute la implementación de un estado de excepción. 

El gobierno justificó las golpizas, gases lacrimógenos y balines cuando los y las habitantes de Freirina se manifestaron contra la planta que amenazaba sus vidas, no escatimó en violencia cuando la verdadera inmensa mayoría exigió educación gratuita y ciertamente nunca pensó en estado de excepción cuando Catrileo, Mendoza, Cariqueo y Lemún, entre muchos otros fueron asesinados. Pero cuando el empresariado decide cortar la ruta 5 en varios sectores del país, en simultáneo, la manifestación es válida y comprensible.

Bárbara Cox (RBB)