Publicado el 20 de febrero de 2015

Trabajadores/as Cerveceros/as de Valdivia celebran su día

Trabajadores/as cerveceros/as celebrarán su día este 22 de Febrero con un cuadrangular de baby-futbol entre sindicatos locales y un asado de camaradería. La fecha, que busca instalar la conmemoración como un hito anual de unidad entre los/as trabajadores/as de la industria cervecera, estará marcada este año por la demanda que sostiene el sindicato de kunstmann contra la empresa homónima por incumplimiento de contrato colectivo vigente.

Este domingo 22 de Febrero diversos sindicatos del rubro de la producción cervecera conmemorarán en Valdivia el día del trabajador/ra cervecero/a. La actividad consistirá en un cuadrangular de baby-futbol y un asado de camaradería. A la cita asistirán el sindicato de la cervecería Kunstmann, el sindicato de transportes Calafquen, el sindicato del centro de distribución de CCU Valdivia, vendedores/as y reponedores/as de CCU y además la caja Los Andes.  Para el sindicato Kunstmann esta actividad busca reivindicar a través de la organización de nuestra clase la labor de los trabajadores ligados al gran negocio de la cerveza y la necesidad de luchar en conjunto por una sociedad justa y equitativa.

La fecha busca instalarse como una conmemoración anual que apunte a la unidad de los/as trabajadores/as del sector. En el caso de la presente ocasión, la fecha estará marcada por la actual demanda que sostiene el sindicato kunstmann con la empresa por incumplimiento de contrato. Bajo el contrato colectivo actual entre el sindicato y la empresa, se estableció el pago mensual de gratificaciones con un tope de $90.000. Sin embargo, durante algunos de los meses pasados la empresa generó pagos por debajo de los montos estipulados. El sindicato al entrevistarse con la empresa demandó el pago de la diferencia obteniendo de esta una negativa y la invitación a demandar si así lo requerían. El sindicato fue un paso más adelante y en estos momentos se encuentra demandando a la empresa por incumplimiento de contrato colectivo y exigiendo una reparación que consiste en el pago de las gratificaciones de acuerdo a las utilidades de la empresa, las cuales, según Yerko Aburto presidente del sindicato Kunstamann, ascienden a más de 5.000 millones de pesos en los últimos años. De estas utilidades un 30% deberían ser redistribuidas entre los/as trabajadores/as.

Frente a la demanda la empresa ha reaccionado con algunas prácticas antisindicales, removiendo a sus dirigentes de sus puestos de trabajo, generando contratos especiales para algunos/as trabajadores/as, amenazas para no sindicalizarse, entre otras.