Publicado el 7 de enero de 2016

Parque Urbano Catrico: "Un ejemplo de gestión ciudadana moderna"


Parque Urbano Catrico: "Un ejemplo de gestión ciudadana moderna" Por Carolina Carrillo Bravo

En Chile, en el último tiempo se han gestado muchas ideas para recuperar y tratar de mantener las áreas verdes en las ciudades. El Parque Urbano Catrico, emplazado en un popular sector de Valdivia es un buen ejemplo de ello.

Este es un megaproyecto que comenzó hace 10 años, cuando los pobladores se dieron cuenta que era necesario para ellos contar con un pulmón verde que a la vez sirviera de encuentro comunitario y espacio deportivo. Es así como en 2013 se empieza a diseñar y construir lo que en futuro cercano será el parque urbano más grande de Chile.

Sin embargo, la pregunta es ¿Y quien se hará cargo de mantener este gran sueño ciudadano para que no fracase?. Aún no existe una respuesta clara desde la autoridad, pero pareciera que los sabios y antiguos pobladores de la zona ven en una autoadministración un camino perfectamente viable y justo.

En términos legales, actualmente nuestra administración delega el cuidado de los parques a las municipalidades, quienes se encargan de la mantención de las áreas verdes, así como la reparación de artefactos menores. Sin embargo, esta administración no contempla gestionar las actividades que se puedan suscitar dentro del recinto; como las deportivas o culturales y que en términos prácticos dan sentido a un parque urbano.  Acciones que si estarían contempladas en el nuevo Programa de Conservación de Parques Urbanos, recién iniciado en 2015,  pero que no incluyen a la ciudadanía para administrar estos bienes públicos.

Por lo mismo, las agrupaciones líderes de este proyecto en conjunto con amigos del parque proponen un modelo de Gestión Sostenible y Descentralizada que desea convertir a este inédito proyecto en un ejemplo de organización desde la comunidad con justicia social, basada en la equidad, e imprescindible para que los todos individuos puedan desarrollar su máximo potencial.

Este modelo de Gestión Sostenible y Descentralizada contempla una auto-administración gestionada por una corporación que idee, diseñe, elabore y ponga en marcha acciones para sostener al parque de manera económica, medioambiental y social.  A su vez, se contempla la autoregulación o fiscalización ciudadana; que viene a representar las ansias de la comunidad de velar por el bien común y combatir las malas prácticas.
Es así, como en el sur de Chile se está gestando una de las formas más concretas de organizar a la comunidad para su bien propio, que muy en el fondo busca la felicidad de vivir en un ambiente armónico.
Carolina Carrillo Bravo

Ingeniera en Alimentos UACh
Magíster en Ingeniería Ambiental
en Universidad de Melbourne