Publicado el 22 de marzo de 2016

Declaración pública de Izquierda Libertaria


22 de marzo

Ante la actual coyuntura, como trabajadores y trabajadoras de Izquierda Libertaria no podemos permanecer indiferentes frente al devenir que ha tenido la Reforma Laboral que hoy continúa su proceso de trámite en Comisión Mixta, ad portas de plasmarse en ley de la República. 

Como actores plenamente involucrados en el conjunto  de organizaciones sindicales, académicas, organismos técnicos y organizaciones políticas y sociales que denunciaron los vicios de este proyecto fallido desde sus inicios, evidenciando sus lamentables omisiones, sus profundos retrocesos y la deliberada exclusión de las y los trabajadores en la definición de sus contenidos, hoy declaramos que:

1. La Reforma Laboral fue sometida a presiones y  malas redacciones  desde el primer minuto. Buscando, a pesar de tener numéricamente mayoría parlamentaria, no alterar el ordenamiento básico del Plan Laboral de José Piñera implementado en dictadura; es decir, no incorporando la histórica demanda de recuperar la negociación ramal.

2. No obstante, una serie de discursos señalaban que esta reforma estaba llamada a ponerse al día con las recomendaciones del Comité de Libertad Sindical de la OIT, sin embargo, el proyecto original emanado por el Ejecutivo expresaba explícitamente la voluntad de profundizar la flexibilidad laboral e incorporar una serie de normas lesivas a los derechos de las y los trabajadores actualmente vigente. Yendo incluso más allá en términos de retrocesos del Plan Laboral, como, por ejemplo, en lo referido a los pactos de adaptabilidad.

3. Como resultado, tanto en la Cámara Baja y, de manera muchísimo más regresiva, en la Cámara Alta, los supuestos avances que están llenos de ‘letra’ chica no fueron subsanados, sino en algunos casos agravados, como lo fue con las ‘adecuaciones necesarias’ equivalentes al reemplazo interno. Sumado a esto, un grupo de senadores DC junto a la derecha re-incorporaron la noción absolutamente ilegítima de huelga ‘pacífica’ y la prohibición de la ya tibia indicación que permitía a los sindicatos interempresa negociar colectivamente a nivel de empresa.

4. Frente a esto, fuimos testigos del insuficiente papel de la CUT, que se sustenta en la incomprensión de la realidad diversa del movimiento sindical, y también en el sectarismo del PC de no plegarse a articular esfuerzos con otros actores sindicales de gran importancia nacional, a pesar de haber sido convocados a adherir a dos jornadas de movilización de los sectores estratégicos de la economía.

5. Hoy, a última hora, buscan articular sus bases sociales para tratar de salvar de las brasas un proyecto de ley que desde un inicio mereció y fue efectivamente condenado por buena parte del mundo de las y los trabajadores.

6. Frente a esta convocatoria de movilización a destiempo, únicamente podemos saludar a quienes honestamente se plieguen a manifestar su rechazo, pero nos parece que es una convocatoria tardía que busca apoyar a un gobierno que desde un inicio le dio la espalda a demandas históricas de las y los trabajadores. 

7. Es por todo lo anterior que continuaremos impulsando la movilización del activo sindical, para hacer frente a los actores y sectores políticos responsables que han urdido una reforma en beneficio del empresariado. Llamamos a la organización y convergencia del movimiento sindical, superando los sectarismos del oficialismo que invisibilizaron todo esfuerzo político y sindical por detener esta legislación regresiva. Comprendemos que la articulación por sobre las aspiraciones particulares nos permitirá una conducción colectiva  y fortaleza en la dirección de las fuerzas sociales  que hoy día trabajamos en la recuperación de los derechos arrebatados. Sólo la victoria de las y los trabajadores abrirá el paso a las transformaciones políticas y sociales que construirán un Chile digno y soberano.

¡Arriba las y los que luchan!
Frente Sindical

Izquierda Libertaria Chile