Publicado el 25 de octubre de 2016

UACh lucha contra el acoso sexual: Crean Unidad de Acompañamiento para casos de acoso, violencia y discriminación entre estudiantes de la universidad

http://www.postgrado.uach.cl/
La oficina nace ante la necesidad de visibilizar como problema de toda la comunidad variadas situaciones de violencia, acoso y discriminación que han ocurrido al interior de la Universidad.

La profesora Debbie Guerra, Antropóloga y secretaria del Sindicato Académico, recuerda que la pelea comenzó el año 2010. Dentro del sindicato se conformó la Comisión de la Mujer, cuya vital preocupación era la violencia de género dentro de la comunidad. Sus integrantes -   principalmente - fueron mujeres que tenían la idea de incluir en la institución educacional una perspectiva de género en sus lineamientos, para así generar más equidad al interior de la universidad.

Ese mismo año, dicha comisión logró que la universidad incluya la necesidad de preocuparse por el tema de género. En el contrato colectivo del año 2014 se incorporó un punto importante sobre equidad de género. Se propuso la necesidad de establecer un comité paritario triestamental que vele por la protección de estudiantes ante casos de violencia y abusos.

“Tanto yo, como Histeria Colectiva - organización feminista universitaria – recibimos permanentemente testimonios de violencia; por lo tanto, vimos que era urgente. Fue un proceso de larga data por eso, para nosotras, es tan importante que se haya formulado la política y el reglamento. Es parte de un esfuerzo que hemos llevado por años para cambiar las relaciones de género al interior de la universidad”, señaló la profesora Debbie.

Esta comisión, integrada por representantes de estudiantes, funcionarios y académicos, será quien reciba las denuncias e inicie el proceso de investigación que puede terminar o no en sanción, siempre dependiendo del resultado de la investigación. Por lo tanto, de acuerdo a la normativa laboral actual del país, se encuentran reguladas las conductas que tienen relación con: acoso, violencia y discriminación dentro de la comunidad universitaria.

Anterior a esta normativa, los funcionarios podían recurrir al reglamento Interno de Orden, Higiene y Seguridad, donde se encontraba un punto sobre las relaciones de género. Sin embargo, este no incluía a los estudiantes. Gracias al trabajo del comité, se ampliará ahora una protección para todos los integrantes de la comunidad universitaria, ya que es una problemática transversal que requiere lineamientos claros y acciones efectivas por parte de la casa de estudios.

Este protocolo se encuentra vigente para su aplicación. Sin embargo, antes de que existiera, Histeria Colectiva, se hizo cargo de recibir y acompañar denuncias de abuso, acoso e incluso violaciones. 

“Desde el año 2014 comenzamos con el proceso de ayudar a víctimas de violencia por parte de compañeros y ex parejas. Muchas estudiantes recurrieron a nosotras por abusos y acoso, ya que la universidad no contaba ni con un protocolo ni un centro de apoyo. Por lo tanto, nos hicimos cargo de acompañarlas en los procesos legales y darles contención” señala Karina Miranda, estudiante de Derecho, miembro de Histeria Colectiva y del comité triestamental en representación de los y las estudiantes.

“Sólo en el año 2014 varias compañeras decidieron retirarse de su carrera porque no querían estar con su abusador en las mismas salas, ya que en la mayoría de los casos, fue un compañero de carrera quien las violentó”, recuerda Karina.

Los conductos para poder denunciar este tipo de situaciones son varias, ya que incluso se encuentra habilitado un correo electrónico donde será posible comunicarse con la persona encargada de recibir las denuncias. Sin embargo, un punto importante dentro del reglamento, es que toda autoridad universitaria tiene la obligación de hacer llegar la denuncia ante la comisión encargada.

Las sanciones incluyen la expulsión de la institución para así proteger a las víctimas de violencia. También es importante que todo caso de violencia sexual, será considerado una causa grave y, por lo tanto, no se recurrirá a otras sanciones como amonestación verbal o escrita. Además, el reglamento incluye medidas de protección y absoluta confidencialidad.


Decreto estipulado en el reglamento interno, el cual señala la aprobación del protocolo de acompañamiento e investigación. (Pag.1)


De acuerdo a la profesora Debbie es importante comenzar por los estudiantes, ya que servirá de ejemplo para los académicos que son un tanto reacios a este tipo de temas. “Yo siento que es un logro, ya que siempre nuestra intención ha sido regular las relaciones de género. Este nuevo reglamento tiene que incluir a toda la comunidad universitaria. Lo más probable, es que comencemos a recibir muchas denuncias y ante esto, debemos estar preparados porque sabemos que existen casos de abuso de poder por parte de académicos hacia estudiantes”.

Lo complejo es que en Chile, la violencia de género se encuentra estipulada a través de distintas leyes. Por ejemplo, la violencia sexual se regula en el código penal, el acoso laboral está inscrito en el código del trabajo y la ley de femicidio sólo castiga el asesinato de mujeres por parte de su conviviente o pareja. De esta manera, queda fuera la violencia comunitaria y las relaciones fuera de lo doméstico. Es una debilidad jurídica que no da cuenta de los compromisos internacionales del país y deja a los y las estudiantes desprotegidos.

Las personas que desean conversar sobre alguna situación en particular se pueden dirigir a la oficina de la unidad ubicada en la DAE de lunes a jueves de 9 a 12:30 hrs o comunicarse al correo francisca.corbalan@uach.cl.

Nota del editor: a petición de Francisca Corbálan, hemos corregido la dirección de correo electrónico escrita en el párrafo final de esta nota.