Publicado el 2 de junio de 2017

Valdivia: Trabajadores de Aseo y Ornato cumplen décimo día en huelga


Con protestas durante la mañana, vertidos de basura en el centro y lanzamiento de huevos a la oficina del empresario Fernando Hales, el sindicato de Aseo y Ornato Valdivia dió inicio a su décimo día de huelga este viernes 2 de junio. A la fecha no existe ningún acercamiento entre las partes, sin embargo, los trabajadores se mantienen firmes en su postura de lograr mejoras salariales.

Desde primera hora de la presente jornada el sindicato de Aseo y Ornato de Valdivia inició las acciones en el marco de su décimo día de huelga legal. Durante la mañana un grupo de trabajadores, incluido el presidente del sindicato Jorge Castañeda, se encadenaron en la entrada del taller municipal con el fin de evitar que los camiones recolectores de basura salieran a realizar sus labores. Las protestas de sus compañeros en el lugar fueron repelidas por el carro lanza aguas de Carabineros, sin que esto derivara en mayores enfrentamientos.

Luego de esto los/as trabajadores/as realizaron una marcha hacia el centro que contó con el volcamiento de carros con basura en la entrada de la oficina de Fernando Hales. Los trabajadores se mantuvieron en las inmediaciones protestando y arrojaron huevos a las ventanas de la oficina del empresario. Posterior a esto desfilaron hasta la municipalidad para arrojar basura en la entrada.

La escalada en las movilizaciones obedece a la negativa que ha dado el empresario a negociar o mejorar en algo la última propuesta. De acuerdo a Jorge Castañeda,, el empresario Fernando Hales "no ha cumplido de manera óptima las responsabilidades que como empleador le corresponden. El problema recae en que a los trabajadores se les indica que pertenecen al sector privado ya que su situación es de subcontratados. Pero al momento de hacer válidos los derechos que les corresponden, el empleador evade sus responsabilidades para acabar con la negociación o por otro lado, apunta hacia que la municipalidad resuelva el conflicto económicamente, lo cual, es una solución temporal".

Frente al conflicto, la municipalidad optó por contratar una empresa externa de recolección de basura para aplicar un plan de contingencia, siendo su postura que el conflicto corresponde a un problemas entre privados por lo que no le compete intervenir.

Durante los días de huelga, los trabajadores han realizado distintas jornadas de movilización. Entre ellas destacan manifestaciones casi a diario afuera de la municipalidad valdiviana y marchas por las calles céntricas de la ciudad. Otro factor clave dentro de la esta movilización es el apoyo ciudadano, ya que se comprende la importancia de que los trabajadores de uno de los sectores más precarizados del mundo laboral chileno exijan condiciones dignas de trabajo.