Publicado el 1 de junio de 2011

El triste despliegue del dirigentismo estudiantil

El triste despliegue del dirigentismo estudiantil
                  ¿Morir luchando sin pase ni cagando?


Para aquellos que están familiarizados con la postura política de este medio de comunicación, entenderán que no podríamos catalogar la jornada de movilizaciones estudiantiles, ocurrida este miércoles en Valdivia, como exitosa. Pero como apostamos a la confluencia de fuerzas para el cambio social nos reservaremos las críticas destructivas y más bien desplegaremos nuestras deconstrucciones constructivas. Claro que es más o menos lo mismo pero lo que varía es el ánimo fraterno con el que despotricamos.

Para empezar si quiere saber detalles sobre lo ocurrido, con video y todo, diríjase a algún medio de comunicación local como este por ejemplo: http://www.elnaveghable.cl/noticia/sociedad/estudiantes-marcharon-por-valdivia-y-se-reunieron-en-la-seremi-de-educacion

 Ahora que ya se enteró de lo ocurrido, déjenos citar un cántico que escuchamos hoy en la marcha. "Morir luchando, sin pase ni cagando". Al parecer nuestros estudiantes locales serían capaces de dar la vida por una tarjeta de plástico. Este tipo de cánticos, junto con muchas alusiones sobre la potencial homosexualidad de las autoridades, otorgándole un carácter peyorativo a las mismas,deja un sabor amargo en el gusto de  de los que queremos un mundo mejor. Este día no vimos estudiantes críticos manifestando en la calle su repudio a la educación de mercado (independiente de que pudiera haberlos ahí). Hoy vimos masas de niños jugando a romper la rutina, siguiendo a un grupo de dirigentillos domesticados, que se quejan donde, como, y cuando les permiten quejarse.

La CONFECH es el caldo de cultivo de los que empiezan su carrera política hacia al poder. Corrupción, democracia representativa, enarbolan banderas de lucha de cartón y luego cuando ya han ganado suficiente aceptan las migajas que les ofrecen en las negociaciones que tanto les gustan. De esa forma actúan.

Que no le embolinen la perdiz amigo estudiante, la educación tiene tantas aristas criticables como la realidad política de opresión que la sustenta. Salga a marchar, salga siempre a marchar, que nada se ha logrado pidiendo amistosamente. Todo lo que se ha ganado en la historia se ha arrebatado a esos que son los que hacen las leyes. Pero recuerde porque está marchando, haga una reflexión crítica incluso de su propia postura, llene los vacíos en la información que le impiden llegar a una conclusión clara y construya fratrnamente una alternativa con sus compañeros y compañeras de sala, con sus profesores y profesoras, con los trabajadores y trabajadoras. No siga al monigote con el megáfono. Avanzar sin líderes y sin pedir permiso.